Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Deportes escriba una noticia?

La venta de entradas y la integración: los retos de los Juegos Paralímpicos de Rio

30/05/2016 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Los Juegos Paralímpicos de Rio de Janeiro, que se disputarán semanas después de los JJOO, deben contribuir a modificar la percepción que la sociedad tiene de los discapacitados, estimó el presidente del Comité Paralímpico Brasileño, Andrew Parsons.

A cien días del evento (7-18 de septiembre), el responsable -que también es vicepresidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI)- reconoció a la AFP la dificultad para llenar los estadios e insistió en que la inclusión social es fundamental para los discapacitados en Brasil y Latinoamérica.

PREGUNTA: El CPI ha mostrado preocupación con las magras ventas de boletos para los Juegos Paralímpicos de Rio. ¿Cómo puede remediarse?

RESPUESTA: Debemos tomar más iniciativas en términos de comunicación, en particular durante el periodo de transición (ente los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos). Tendremos una dinámica fuerte gracias al recorrido de la antorcha olímpica, y después en los Juegos. Pero debemos apuntar a las escuelas y las iglesias, así como a otras regiones diferentes a Rio. Los espectadores de los Paralímpicos no serán extranjeros, sino brasileños. Tenemos más medios que nunca y una imagen que se está fortaleciendo en el mundo. Pero es cierto que nuestra principal preocupación son las entradas.

P: ¿Qué puede hacer el deporte para la integración de los discapacitados en Brasil?

R: Después de haber conseguido por primera vez transmitir en directo la totalidad de los Juegos Paralímpicos de Atenas (en 2004), tenemos héroes nacionales. Eso ha ayudado considerablemente a modificar la percepción de la sociedad brasileña. Esa nueva percepción debe traducirse en acciones concretas, pero veo algunas, como la transformación de la red de transporte público de Rio. El año pasado, una nueva ley se ocupó de numerosos aspectos de la vida de los discapacitados, desde la vivienda hasta el acceso al mercado de trabajo, pasando por los transportes. El deporte olímpico mostró a los discapacitados al mundo en lugar de esconderlos. Veo los Juegos como un catalizador. Rio no va a convertirse en 100% accesible (para las personas con deficiencias), ninguna ciudad del mundo lo es. Pero la situación ha mejorado. Cuando muestro las lindas imágenes del deporte paralímpico en escuelas o comunidades y les pregunto qué ven, todos responden: grandes actuaciones, velocidad, superación (...). Nadie menciona la discapacidad porque en ese contexto no es importante. El deporte pone la discapacidad en perspectiva.

Más sobre

P: Los Juegos Paralímpicos pierden dinamismo por el gran número de categorías que dividen las competiciones y las hacen complejas para el público. ¿Cómo podría mejorarse ese aspecto?

R: Son los mismos principios que cuando se separan a hombres y mujeres en los Juegos Olímpicos. Hay también categorías de peso en boxeo y judo. Claro que siempre podemos tratar de simplificar, pero es algo que los medios deben manejar. Eso no frena el desarrollo de la imagen del deporte.

P: ¿Cuáles son los objetivos de Brasil en los Juegos Paralímpicos?

R: La quinta plaza en la clasificación de medallas, después de haber acabado séptimos en Londres y novenos en Pekín. Pero la verdadera referencia será ver si más personas con discapacidad comienzan a practicar deporte. Ese es nuestro objetivo final.

P: Londres marcó la historia de los Paralímpicos. ¿Qué perdurará de Rio?

R: El hecho de organizarlos por primera vez en América Latina. Es una parte del mundo donde el deporte paralímpico es necesario. En muchos de estos países los ciudadanos que viven con una discapacidad tienen mucho camino por recorrer antes de ser respetados. Un discapacitado puede ser un buen profesional, un buen jefe, una buena esposa. Así que no podemos decirle "Voy a darte todo, tienes todos los derechos, pero voy a ponerte ahí, en un rincón".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Deportes (10610 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3551
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.