Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Venezuela y España, fuentes cimarronas de guerras civiles sucesivas en perinaje

21
- +
27/06/2018 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mi casa de habitación, es un cementerio de libros

Fuente Literaria

Desde mi inicio como escritor y periodista, básicamente he vivido en un cementerio, algunas veces ante el silencio de mis familiares y el otro, un montón de libros recogiendo historias. Cuando pensé a casarme, Sali al patio de mis padres en Guayabal y lancé un grito a Dios, desafiándole, ya a los seis meses estaba casado con Thais, una vecina de Naguanagua que se congregaba en una Asamblea Evangélica, donde, también asistía. De ese paso, a los meses, me residencie al otro lado de la ciudad.

Mi casa de habitación, es un cementerio de libros. Algunas veces, me es adverso porque no termino de leer, uno completo, solo notas y, dudo, si lo leo o no, últimamente, adquirí dos novelas usadas de un literario japonés, porque empezó a interesarme el mundo oriental.

Para mí, lo más importante es la identidad, todo escritor debe tenerla, porque es su relación con el lector y su exhibicionismo al universo de las letras. Aprendí a escriturar poemas, desde muy niño, en los recreos del colegio, me pagaban los compañeros de clases por hacerles notas a sus amigas.

Tengo 67 años, ya no soy joven. El tiempo es impecable, me recuerdo en la redacción del Diario Hora Cero, cuyo editor fue el periodista cubano, Guillermo Antón Santana. Con un lápiz, debajo de la lengua tenía que leer toda las paginas del Diario El Nacional. Al lado, una vieja máquina Reuters dando las noticias internacionales y donde se debía subrayar las letras mayúsculas, acentos y signos de puntuación, toda una faena, luego de ir a la universidad, en las noches, bajaba al taller para ayudar en las planchas y acortar el tiempo, para que los lectores desde muy tempranas horas del amanecer, leyesen mis notas. El mundo comunicacional, siempre me pareció muy interesante.

A la literatura, no la veo como tal, en esos términos, me veo como el lector de mis escritos, mi vida la veo como un discurso que se debe construir, en las letras, observo una polifonía de voces naturales, muy hermanadas que nos dan un aprendizaje, un buen caminar.

En la vida, hay que observar los contextos y muy pequeño, en casa de una tía en Ciudad Ojeda, Estado Zulia, siempre llegaban algunos nombres referentes de la política venezolana. Su presencia era inevitable, para actuar rápidamente, luego de la caída del General Marcos Pérez Jiménez. Me refiero a Don Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, su secretario. En la finca escondían un multígrafo y pernoctaban, luego de una reunión en el traspatio de la vivienda. Hoy, en ese terreno, se construyo el Hospital Civil de Ciudad Ojeda.

Es muy intensa, la vida entre hacer notas y escuchar a políticos en sus discursos. Puedo, decir con seguridad que el venezolano de hoy es un babica, con todo lo que nos han hecho, somos inertes a una realidad, con manifestaciones poco se hace para derrumbar un muro, se debe fracturarlo.

Así somos, todos disidentes de una realidad.

Las posiciones políticas de nuestro presidente, Nicolás Maduro Moros, se encuentran apuntaladas, la campaña de la MUD, siempre fue una contra campaña, apuntalo con solidez constitucional, el comunismo en mi patria, Venezuela. Los procesos democráticos se ganan con votaciones, para esto, hay que explorar las posibilidades de una consulta y otra, las aventuras contra las leyes, nos llevan algunas veces, contra las puertas del infierno.

Los Gobiernos tienen la obligación de hacer cumplir la legalidad, pero esa no puede ser su única función. Si no bastaría con tener jueces. Yo espero que la vía política, que es la única que permite dentro del marco legal evolucionar y acordar, se retome pronto. El bachaquerismo y quienes promueven la devaluación nos derrotan y hacen al gobierno estar y funcionar en un orden ilegal.

Por otro lado, debemos unificar el parlamento y darles una reflexión a los nuevos líderes políticos, sabemos, que algunos están lejos y otros cerca, pero, hay que habilitarlos para que gobiernen, para que nadie se salte la ley, porque violentarla, es saber ya las consecuencias, pero, desde que empezó el gobierno del presidente Chávez y ahora con Maduro, la violación de la ley tiene un nivel progresivo.

Así que, nuestro país, es una novela histórica, la cual, resulta muy extensa y, estamos abiertos a cada propuesta, de esta manera, lo científico va a privar sobre el empirismo.

Nuestra memoria, es escrita sobre realidades, desde luego, los grupos humanos van remplazando a los chavales, pero, todos conviven esa realidad posible y los venezolanos, vamos a triunfar por nuestra imaginación. Son gigantes contra enanos, pero, vamos a triunfar, somos mayoría y, nos movemos a base de imágenes que se mueven en nuestro mundo interior de una manera muy dinámica.

Hay mucha inquietud, en las calles, supermercados y cualquier centro comercial, la gente, tiene oportunidad de escapar sus ideas, en una sana convivencia. El que escribe y es poeta realza su voz en la pluma y anda en sus pensamientos mágicos y, el que novela, hace sus notas, pero, todo es una realidad y su repudio a lo cubano se acelera. No es odio, es por su injerencia a lo extraño, la idea, siempre persistente de adoctrinar y apañar nuestra historia

 Es evidente que no son unas elecciones normales, lo que sucede en mi país. Pero no solo por eso. Se acaban de ir más de 3.000 empresas, millones de jóvenes, manos técnicas especializadas. Hay un Gobierno que se ha saltado el Estatuto de autonomía y la Constitución, hay fugados... que dictan leyes. La situación es excepcional, por eso también las elecciones son excepcionales. El anterior alcalde, Miguel Cochiolla en nuestra sede de la Asociación de Escritores de Venezuela puso un puesto policial. Esa es precisamente, nuestra cultura. Y el gobierno que rige nuestro destino, tiene ese mismo nivel.

Por lo tanto, poco se lee y hay que resguardar los buenos libros para hojearlos en cada transito de nuestro acontecer, porque somos almas vivientes y esto, nos convierte en exhibicionista y dar un ejemplo de ello, es vital.

Los libros, siempre nacen, ahora, porque no podía haber sido escrito antes. Mis artículos no poseen origen, menos mi poesía, protagonizo una sola lucha y lanzo notas que se convierten en relatos, sin estrategias y amenazas, llegan al lector interesado. Busco, que sean progresivos y en juegos de a tres. Es mi testimonio fundamental.

Ahora, todo esta en silencio, la noche es oscura, solo mimetiza ante la poca luz utilizada, no veo televisión solo algunos programas, a la hora de cocinar. A la vida, no le tengo prisa, dejo que me arrolle en sus millones de voces. Pero, me interesa tu voz y tu lectura, eres interesante para mí, al ser parte de mis lectores.

Tenemos una sola historia. La de España, es un entorno de guerras civiles y de independencia, por lo tanto, somos nacionalistas e independentistas, algo muy problemático en nuestras creencias y rasgos identitarios. No somos, como las colonias de Francia, Alemania e Italia, donde las pulsiones de la supremacía, revelan sus detonantes.

España y Venezuela, tienen una historia cimarrona, distinta a los países de nuestro entorno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria

Venezuela y España, fuentes cimarronas de guerras civiles sucesivas en perinaje

Desde mi inicio como escritor y periodista, básicamente he vivido en un cementerio, algunas veces ante el silencio de mis familiares y el otro, un montón de libros recogiendo historias. Cuando pensé a casarme, Sali al patio de mis padres en Guayabal y lancé un grito a Dios, desafiándole, ya a los seis meses estaba casado con Thais, una vecina de Naguanagua que se congregaba en una Asamblea Evangélica, donde, también asistía. De ese paso, a los meses, me residencie al otro lado de la ciudad.

Mi casa de habitación, es un cementerio de libros. Algunas veces, me es adverso porque no termino de leer, uno completo, solo notas y, dudo, si lo leo o no, últimamente, adquirí dos novelas usadas de un literario japonés, porque empezó a interesarme el mundo oriental.

Para mí, lo más importante es la identidad, todo escritor debe tenerla, porque es su relación con el lector y su exhibicionismo al universo de las letras. Aprendí a escriturar poemas, desde muy niño, en los recreos del colegio, me pagaban los compañeros de clases por hacerles notas a sus amigas.

Tengo 67 años, ya no soy joven. El tiempo es impecable, me recuerdo en la redacción del Diario Hora Cero, cuyo editor fue el periodista cubano, Guillermo Antón Santana. Con un lápiz, debajo de la lengua tenía que leer toda las paginas del Diario El Nacional. Al lado, una vieja máquina Reuters dando las noticias internacionales y donde se debía subrayar las letras mayúsculas, acentos y signos de puntuación, toda una faena, luego de ir a la universidad, en las noches, bajaba al taller para ayudar en las planchas y acortar el tiempo, para que los lectores desde muy tempranas horas del amanecer, leyesen mis notas. El mundo comunicacional, siempre me pareció muy interesante.

A la literatura, no la veo como tal, en esos términos, me veo como el lector de mis escritos, mi vida la veo como un discurso que se debe construir, en las letras, observo una polifonía de voces naturales, muy hermanadas que nos dan un aprendizaje, un buen caminar.

Somos parte de ese test que es el existir.

En la vida, hay que observar los contextos y muy pequeño, en casa de una tía en Ciudad Ojeda, Estado Zulia, siempre llegaban algunos nombres referentes de la política venezolana. Su presencia era inevitable, para actuar rápidamente, luego de la caída del General Marcos Pérez Jiménez. Me refiero a Don Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, su secretario. En la finca escondían un multígrafo y pernoctaban, luego de una reunión en el traspatio de la vivienda. Hoy, en ese terreno, se construyo el Hospital Civil de Ciudad Ojeda.

Es muy intensa, la vida entre hacer notas y escuchar a políticos en sus discursos. Puedo, decir con seguridad que el venezolano de hoy es un babica, con todo lo que nos han hecho, somos inertes a una realidad, con manifestaciones poco se hace para derrumbar un muro, se debe fracturarlo.

Así somos, todos disidentes de una realidad.

Las posiciones políticas de nuestro presidente, Nicolás Maduro Moros, se encuentran apuntaladas, la campaña de la MUD, siempre fue una contra campaña, apuntalo con solidez constitucional, el comunismo en mi patria, Venezuela. Los procesos democráticos se ganan con votaciones, para esto, hay que explorar las posibilidades de una consulta y otra, las aventuras contra las leyes, nos llevan algunas veces, contra las puertas del infierno.

Los Gobiernos tienen la obligación de hacer cumplir la legalidad, pero esa no puede ser su única función. Si no bastaría con tener jueces. Yo espero que la vía política, que es la única que permite dentro del marco legal evolucionar y acordar, se retome pronto. El bachaquerismo y quienes promueven la devaluación nos derrotan y hacen al gobierno estar y funcionar en un orden ilegal.

Por otro lado, debemos unificar el parlamento y darles una reflexión a los nuevos líderes políticos, sabemos, que algunos están lejos y otros cerca, pero, hay que habilitarlos para que gobiernen, para que nadie se salte la ley, porque violentarla, es saber ya las consecuencias, pero, desde que empezó el gobierno del presidente Chávez y ahora con Maduro, la violación de la ley tiene un nivel progresivo.

Así que, nuestro país, es una novela histórica, la cual, resulta muy extensa y, estamos abiertos a cada propuesta, de esta manera, lo científico va a privar sobre el empirismo.

Nuestra memoria, es escrita sobre realidades, desde luego, los grupos humanos van remplazando a los chavales, pero, todos conviven esa realidad posible y los venezolanos, vamos a triunfar por nuestra imaginación. Son gigantes contra enanos, pero, vamos a triunfar, somos mayoría y, nos movemos a base de imágenes que se mueven en nuestro mundo interior de una manera muy dinámica.

Hay mucha inquietud, en las calles, supermercados y cualquier centro comercial, la gente, tiene oportunidad de escapar sus ideas, en una sana convivencia. El que escribe y es poeta realza su voz en la pluma y anda en sus pensamientos mágicos y, el que novela, hace sus notas, pero, todo es una realidad y su repudio a lo cubano se acelera. No es odio, es por su injerencia a lo extraño, la idea, siempre persistente de adoctrinar y apañar nuestra historia

 Es evidente que no son unas elecciones normales, lo que sucede en mi país. Pero no solo por eso. Se acaban de ir más de 3.000 empresas, millones de jóvenes, manos técnicas especializadas. Hay un Gobierno que se ha saltado el Estatuto de autonomía y la Constitución, hay fugados... que dictan leyes. La situación es excepcional, por eso también las elecciones son excepcionales. El anterior alcalde, Miguel Cochiolla en nuestra sede de la Asociación de Escritores de Venezuela puso un puesto policial. Esa es precisamente, nuestra cultura. Y el gobierno que rige nuestro destino, tiene ese mismo nivel.

Por lo tanto, poco se lee y hay que resguardar los buenos libros para hojearlos en cada transito de nuestro acontecer, porque somos almas vivientes y esto, nos convierte en exhibicionista y dar un ejemplo de ello, es vital.

Los libros, siempre nacen, ahora, porque no podía haber sido escrito antes. Mis artículos no poseen origen, menos mi poesía, protagonizo una sola lucha y lanzo notas que se convierten en relatos, sin estrategias y amenazas, llegan al lector interesado. Busco, que sean progresivos y en juegos de a tres. Es mi testimonio fundamental.

Ahora, todo esta en silencio, la noche es oscura, solo mimetiza ante la poca luz utilizada, no veo televisión solo algunos programas, a la hora de cocinar. A la vida, no le tengo prisa, dejo que me arrolle en sus millones de voces. Pero, me interesa tu voz y tu lectura, eres interesante para mí, al ser parte de mis lectores.

Tenemos una sola historia. La de España, es un entorno de guerras civiles y de independencia, por lo tanto, somos nacionalistas e independentistas, algo muy problemático en nuestras creencias y rasgos identitarios. No somos, como las colonias de Francia, Alemania e Italia, donde las pulsiones de la supremacía, revelan sus detonantes.

España y Venezuela, tienen una historia cimarrona, distinta a los países de nuestro entorno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria

Venezuela y España, fuentes cimarronas de guerras civiles sucesivas en perinaje

Somos parte de ese test que es el existir

Desde mi inicio como escritor y periodista, básicamente he vivido en un cementerio, algunas veces ante el silencio de mis familiares y el otro, un montón de libros recogiendo historias. Cuando pensé a casarme, Sali al patio de mis padres en Guayabal y lancé un grito a Dios, desafiándole, ya a los seis meses estaba casado con Thais, una vecina de Naguanagua que se congregaba en una Asamblea Evangélica, donde, también asistía. De ese paso, a los meses, me residencie al otro lado de la ciudad.

Mi casa de habitación, es un cementerio de libros. Algunas veces, me es adverso porque no termino de leer, uno completo, solo notas y, dudo, si lo leo o no, últimamente, adquirí dos novelas usadas de un literario japonés, porque empezó a interesarme el mundo oriental.

Para mí, lo más importante es la identidad, todo escritor debe tenerla, porque es su relación con el lector y su exhibicionismo al universo de las letras. Aprendí a escriturar poemas, desde muy niño, en los recreos del colegio, me pagaban los compañeros de clases por hacerles notas a sus amigas.

Tengo 67 años, ya no soy joven. El tiempo es impecable, me recuerdo en la redacción del Diario Hora Cero, cuyo editor fue el periodista cubano, Guillermo Antón Santana. Con un lápiz, debajo de la lengua tenía que leer toda las paginas del Diario El Nacional. Al lado, una vieja máquina Reuters dando las noticias internacionales y donde se debía subrayar las letras mayúsculas, acentos y signos de puntuación, toda una faena, luego de ir a la universidad, en las noches, bajaba al taller para ayudar en las planchas y acortar el tiempo, para que los lectores desde muy tempranas horas del amanecer, leyesen mis notas. El mundo comunicacional, siempre me pareció muy interesante.

A la literatura, no la veo como tal, en esos términos, me veo como el lector de mis escritos, mi vida la veo como un discurso que se debe construir, en las letras, observo una polifonía de voces naturales, muy hermanadas que nos dan un aprendizaje, un buen caminar.

Somos parte de ese test que es el existir.

En la vida, hay que observar los contextos y muy pequeño, en casa de una tía en Ciudad Ojeda, Estado Zulia, siempre llegaban algunos nombres referentes de la política venezolana. Su presencia era inevitable, para actuar rápidamente, luego de la caída del General Marcos Pérez Jiménez. Me refiero a Don Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, su secretario. En la finca escondían un multígrafo y pernoctaban, luego de una reunión en el traspatio de la vivienda. Hoy, en ese terreno, se construyo el Hospital Civil de Ciudad Ojeda.

Es muy intensa, la vida entre hacer notas y escuchar a políticos en sus discursos. Puedo, decir con seguridad que el venezolano de hoy es un babica, con todo lo que nos han hecho, somos inertes a una realidad, con manifestaciones poco se hace para derrumbar un muro, se debe fracturarlo.

Así somos, todos disidentes de una realidad.

Las posiciones políticas de nuestro presidente, Nicolás Maduro Moros, se encuentran apuntaladas, la campaña de la MUD, siempre fue una contra campaña, apuntalo con solidez constitucional, el comunismo en mi patria, Venezuela. Los procesos democráticos se ganan con votaciones, para esto, hay que explorar las posibilidades de una consulta y otra, las aventuras contra las leyes, nos llevan algunas veces, contra las puertas del infierno.

Los Gobiernos tienen la obligación de hacer cumplir la legalidad, pero esa no puede ser su única función. Si no bastaría con tener jueces. Yo espero que la vía política, que es la única que permite dentro del marco legal evolucionar y acordar, se retome pronto. El bachaquerismo y quienes promueven la devaluación nos derrotan y hacen al gobierno estar y funcionar en un orden ilegal.

Por otro lado, debemos unificar el parlamento y darles una reflexión a los nuevos líderes políticos, sabemos, que algunos están lejos y otros cerca, pero, hay que habilitarlos para que gobiernen, para que nadie se salte la ley, porque violentarla, es saber ya las consecuencias, pero, desde que empezó el gobierno del presidente Chávez y ahora con Maduro, la violación de la ley tiene un nivel progresivo.

Así que, nuestro país, es una novela histórica, la cual, resulta muy extensa y, estamos abiertos a cada propuesta, de esta manera, lo científico va a privar sobre el empirismo.

Nuestra memoria, es escrita sobre realidades, desde luego, los grupos humanos van remplazando a los chavales, pero, todos conviven esa realidad posible y los venezolanos, vamos a triunfar por nuestra imaginación. Son gigantes contra enanos, pero, vamos a triunfar, somos mayoría y, nos movemos a base de imágenes que se mueven en nuestro mundo interior de una manera muy dinámica.

Hay mucha inquietud, en las calles, supermercados y cualquier centro comercial, la gente, tiene oportunidad de escapar sus ideas, en una sana convivencia. El que escribe y es poeta realza su voz en la pluma y anda en sus pensamientos mágicos y, el que novela, hace sus notas, pero, todo es una realidad y su repudio a lo cubano se acelera. No es odio, es por su injerencia a lo extraño, la idea, siempre persistente de adoctrinar y apañar nuestra historia

 Es evidente que no son unas elecciones normales, lo que sucede en mi país. Pero no solo por eso. Se acaban de ir más de 3.000 empresas, millones de jóvenes, manos técnicas especializadas. Hay un Gobierno que se ha saltado el Estatuto de autonomía y la Constitución, hay fugados... que dictan leyes. La situación es excepcional, por eso también las elecciones son excepcionales. El anterior alcalde, Miguel Cochiolla en nuestra sede de la Asociación de Escritores de Venezuela puso un puesto policial. Esa es precisamente, nuestra cultura. Y el gobierno que rige nuestro destino, tiene ese mismo nivel.

Por lo tanto, poco se lee y hay que resguardar los buenos libros para hojearlos en cada transito de nuestro acontecer, porque somos almas vivientes y esto, nos convierte en exhibicionista y dar un ejemplo de ello, es vital.

Los libros, siempre nacen, ahora, porque no podía haber sido escrito antes. Mis artículos no poseen origen, menos mi poesía, protagonizo una sola lucha y lanzo notas que se convierten en relatos, sin estrategias y amenazas, llegan al lector interesado. Busco, que sean progresivos y en juegos de a tres. Es mi testimonio fundamental.

Ahora, todo esta en silencio, la noche es oscura, solo mimetiza ante la poca luz utilizada, no veo televisión solo algunos programas, a la hora de cocinar. A la vida, no le tengo prisa, dejo que me arrolle en sus millones de voces. Pero, me interesa tu voz y tu lectura, eres interesante para mí, al ser parte de mis lectores.

Tenemos una sola historia. La de España, es un entorno de guerras civiles y de independencia, por lo tanto, somos nacionalistas e independentistas, algo muy problemático en nuestras creencias y rasgos identitarios. No somos, como las colonias de Francia, Alemania e Italia, donde las pulsiones de la supremacía, revelan sus detonantes.

España y Venezuela, tienen una historia cimarrona, distinta a los países de nuestro entorno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria

Venezuela y España, fuentes cimarronas de guerras civiles sucesivas en perinaje

Desde mi inicio como escritor y periodista, básicamente he vivido en un cementerio, algunas veces ante el silencio de mis familiares y el otro, un montón de libros recogiendo historias. Cuando pensé a casarme, Sali al patio de mis padres en Guayabal y lancé un grito a Dios, desafiándole, ya a los seis meses estaba casado con Thais, una vecina de Naguanagua que se congregaba en una Asamblea Evangélica, donde, también asistía. De ese paso, a los meses, me residencie al otro lado de la ciudad.

Mi casa de habitación, es un cementerio de libros. Algunas veces, me es adverso porque no termino de leer, uno completo, solo notas y, dudo, si lo leo o no, últimamente, adquirí dos novelas usadas de un literario japonés, porque empezó a interesarme el mundo oriental.

Para mí, lo más importante es la identidad, todo escritor debe tenerla, porque es su relación con el lector y su exhibicionismo al universo de las letras. Aprendí a escriturar poemas, desde muy niño, en los recreos del colegio, me pagaban los compañeros de clases por hacerles notas a sus amigas.

Tengo 67 años, ya no soy joven. El tiempo es impecable, me recuerdo en la redacción del Diario Hora Cero, cuyo editor fue el periodista cubano, Guillermo Antón Santana. Con un lápiz, debajo de la lengua tenía que leer toda las paginas del Diario El Nacional. Al lado, una vieja máquina Reuters dando las noticias internacionales y donde se debía subrayar las letras mayúsculas, acentos y signos de puntuación, toda una faena, luego de ir a la universidad, en las noches, bajaba al taller para ayudar en las planchas y acortar el tiempo, para que los lectores desde muy tempranas horas del amanecer, leyesen mis notas. El mundo comunicacional, siempre me pareció muy interesante.

A la literatura, no la veo como tal, en esos términos, me veo como el lector de mis escritos, mi vida la veo como un discurso que se debe construir, en las letras, observo una polifonía de voces naturales, muy hermanadas que nos dan un aprendizaje, un buen caminar.

Somos parte de ese test que es el existir.

En la vida, hay que observar los contextos y muy pequeño, en casa de una tía en Ciudad Ojeda, Estado Zulia, siempre llegaban algunos nombres referentes de la política venezolana. Su presencia era inevitable, para actuar rápidamente, luego de la caída del General Marcos Pérez Jiménez. Me refiero a Don Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, su secretario. En la finca escondían un multígrafo y pernoctaban, luego de una reunión en el traspatio de la vivienda. Hoy, en ese terreno, se construyo el Hospital Civil de Ciudad Ojeda.

Es muy intensa, la vida entre hacer notas y escuchar a políticos en sus discursos. Puedo, decir con seguridad que el venezolano de hoy es un babica, con todo lo que nos han hecho, somos inertes a una realidad, con manifestaciones poco se hace para derrumbar un muro, se debe fracturarlo.

Así somos, todos disidentes de una realidad.

Las posiciones políticas de nuestro presidente, Nicolás Maduro Moros, se encuentran apuntaladas, la campaña de la MUD, siempre fue una contra campaña, apuntalo con solidez constitucional, el comunismo en mi patria, Venezuela. Los procesos democráticos se ganan con votaciones, para esto, hay que explorar las posibilidades de una consulta y otra, las aventuras contra las leyes, nos llevan algunas veces, contra las puertas del infierno.

Los Gobiernos tienen la obligación de hacer cumplir la legalidad, pero esa no puede ser su única función. Si no bastaría con tener jueces. Yo espero que la vía política, que es la única que permite dentro del marco legal evolucionar y acordar, se retome pronto. El bachaquerismo y quienes promueven la devaluación nos derrotan y hacen al gobierno estar y funcionar en un orden ilegal.

Por otro lado, debemos unificar el parlamento y darles una reflexión a los nuevos líderes políticos, sabemos, que algunos están lejos y otros cerca, pero, hay que habilitarlos para que gobiernen, para que nadie se salte la ley, porque violentarla, es saber ya las consecuencias, pero, desde que empezó el gobierno del presidente Chávez y ahora con Maduro, la violación de la ley tiene un nivel progresivo.

Así que, nuestro país, es una novela histórica, la cual, resulta muy extensa y, estamos abiertos a cada propuesta, de esta manera, lo científico va a privar sobre el empirismo.

Nuestra memoria, es escrita sobre realidades, desde luego, los grupos humanos van remplazando a los chavales, pero, todos conviven esa realidad posible y los venezolanos, vamos a triunfar por nuestra imaginación. Son gigantes contra enanos, pero, vamos a triunfar, somos mayoría y, nos movemos a base de imágenes que se mueven en nuestro mundo interior de una manera muy dinámica.

Hay mucha inquietud, en las calles, supermercados y cualquier centro comercial, la gente, tiene oportunidad de escapar sus ideas, en una sana convivencia. El que escribe y es poeta realza su voz en la pluma y anda en sus pensamientos mágicos y, el que novela, hace sus notas, pero, todo es una realidad y su repudio a lo cubano se acelera. No es odio, es por su injerencia a lo extraño, la idea, siempre persistente de adoctrinar y apañar nuestra historia

 Es evidente que no son unas elecciones normales, lo que sucede en mi país. Pero no solo por eso. Se acaban de ir más de 3.000 empresas, millones de jóvenes, manos técnicas especializadas. Hay un Gobierno que se ha saltado el Estatuto de autonomía y la Constitución, hay fugados... que dictan leyes. La situación es excepcional, por eso también las elecciones son excepcionales. El anterior alcalde, Miguel Cochiolla en nuestra sede de la Asociación de Escritores de Venezuela puso un puesto policial. Esa es precisamente, nuestra cultura. Y el gobierno que rige nuestro destino, tiene ese mismo nivel.

Por lo tanto, poco se lee y hay que resguardar los buenos libros para hojearlos en cada transito de nuestro acontecer, porque somos almas vivientes y esto, nos convierte en exhibicionista y dar un ejemplo de ello, es vital.

Los libros, siempre nacen, ahora, porque no podía haber sido escrito antes. Mis artículos no poseen origen, menos mi poesía, protagonizo una sola lucha y lanzo notas que se convierten en relatos, sin estrategias y amenazas, llegan al lector interesado. Busco, que sean progresivos y en juegos de a tres. Es mi testimonio fundamental.

Ahora, todo esta en silencio, la noche es oscura, solo mimetiza ante la poca luz utilizada, no veo televisión solo algunos programas, a la hora de cocinar. A la vida, no le tengo prisa, dejo que me arrolle en sus millones de voces. Pero, me interesa tu voz y tu lectura, eres interesante para mí, al ser parte de mis lectores.

Tenemos una sola historia. La de España, es un entorno de guerras civiles y de independencia, por lo tanto, somos nacionalistas e independentistas, algo muy problemático en nuestras creencias y rasgos identitarios. No somos, como las colonias de Francia, Alemania e Italia, donde las pulsiones de la supremacía, revelan sus detonantes.

España y Venezuela, tienen una historia cimarrona, distinta a los países de nuestro entorno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (612 noticias)
Visitas:
233
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.