Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Trump desencadenado

04/06/2019 08:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El viaje de Estado que ha comenzado Donald Trump por el Reino Unido no está, como es habitual, exento de polémica. Además de cargar como un ariete contra el primer edil londinense Sadiq Khan, también se ha alineado con los eurófobos más impenitentes

Genio y figura. Donald Trump no ha desaprovechado su reciente visita al Reino Unido para seguir «haciendo de las suyas».

Vía Twitter, como nos tiene habituados, su llegada a las Islas Británicas ha estado «amenizada» por un tuit en el que además de criticar la política del alcalde de Londres, el musulmán y laborista Sadiq Khan, le ha llamado literalmente «perdedor».

Motivo de orgullo

A pesar de que los denuestos que publica el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América pueden «sacar de sus casillas» al más calmado, haber entrado en el radio de acción del volcánico Trump le hace pertenecer una minoría muy selecta.

Dentro de ese «cogollito» se encuentran personajes públicos tan importantes como el presidente de Rusia, Vladimír Putin, el premier chino Xi Ping o el sátrapa norcoreano Kim Jong-un, calificado como «hombre cohete» por el constructor neoyorquino.

Una polémica que viene de lejos

Las diatribas entre el primer edil londinense y la cabeza más visible de la Trump Organization, vienen de lejos, pero se han recrudecido con la visita de tres días que desarrollará el actual presidente norteamericano al Reino Unido.

Para «calentar» el ambiente, el político de origen pakistaní escribió una tribuna en The Observer en el que comparaba el lenguaje que utiliza Donald Trump con el usado por los movimientos fascistas del siglo XX.

No es la primera vez que Sadiq Khan levanta la voz para subrayar el racismo y la misoginia del sucesor de Barack Obama en el 1600 de la Avenida Pensilvania, lo cual le ha costado el ser demonizado por los medios de comunicación conservadores norteamericanos, cuya «punta de lanza» es el canal televisivo FOX.

En justa contrapartida

Las críticas de Sadiq Khan no han caído en «saco roto», y la insistencia de las mismas, ha hecho despertar la ira de Donald Trump, que no ha parado de lanzar denuestos contra el político laborista desde que el Air Force One tomó tierra en el aeropuerto de Stanstead.

Además de criticar la política que el regidor laborista ha desarrollado en la ciudad de Londres, Donald Trump también ha tenido tiempo para «envolverse en la bandera» y calificar las críticas de Khan como un ataque frontal a Estados Unidos.

Además, ha calificado como «perdedor» a Sadiq Khan, una de las máximas descalificaciones que se pueden realizar a una persona desde el pensamiento ultraliberal norteamericano y también anglosajón.

Un intruso en la política británica

Donald Trump, amén de un polemista, también tiene la tendencia a opinar sobre la política doméstica de los países que visita; y el reino de Isabel II no iba a ser una excepción.

Si a eso unimos que es un político de verbo fácil y opiniones extremas, la polémica está servida, inclusive antes de que el Air Force One tomase tierra en suelo británico.

Con la bancada tory en crisis sistémica y con la primera ministra Theresa May a punto de dimitir de su cargo, Trump apuesta sin ambages por uno de los postulantes a ocupar el número diez de Downing Street, el euroescéptico y siempre polémico Boris Johnson.

Terciando también en el BREXIT, y además partidario de una desconexión «dura», no ha dudado en recomendar al Reino Unido que envíe a Nigel Farage, el líder ultranacionalista del BREXIT Party, para que negocie las mejores condiciones para la separación de la UE de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Por último, y erigiéndose en muñidor del próximo gobierno británico, también ha comentado en su cuenta de Twitter que han sido varios los candidatos a relevar a Theresa May que han solicitado su padrinazgo, pero no ha querido dar nombres.

Las previsiones de la policía británica indican que es muy probable que se desarrollen manifestaciones contra la visita de Donald Trump, y en algunas de ellas se podrían producir incidentes

Protestas en las calles

Las previsiones de la policía británica indican que es muy probable que se desarrollen manifestaciones contra la visita de Donald Trump, y en algunas de ellas se podrían producir incidentes.

Lo que si está confirmado es que sobre el cielo londinense navegará un enorme zepelín, también visible en otras ciudades que ha visitado Donald Trump, que presenta al constructor como un niño con pañales.

Para el mantenimiento del orden público, el centro de Londres va a estar «tomado» por 10.000 policías.

Una crítica prensa británica

 

Las principales cabeceras de prensa del Reino Unido se han mostrado muy críticas con Donald Trump, pero han intentado escindir el personaje de la alta magistratura que desempeña, que no es otra que ser presidente de la primera potencia mundial.

Además, y por sentido común, todos los principales rotativos de las Islas Británicas llaman a mantener la «relación especial» que desde la II Guerra Mundial han mantenido Reino Unido y los Estados Unidos de América.

Boicot del laborismo británico

Jeremy Corbin ha llamado a sus huestes al boicot de la visita de Donald Trump, lo cual ha sido afeado por el conservadurismo británico, dado que la visita de Trump tiene el rango de visita de estado.

La llegada de Trump al Reino Unido coincide con la celebración del 75 aniversario del desembarco de las tropas aliadas, con un contingente muy cuantioso de tropas norteamericanas, en las playas de Normandía lo que supuso el principio del fin del III Reich.

La reina Isabel II, como jefe de estado, participará conjuntamente en la efeméride con el político republicano en el recuerdo de los británicos y norteamericanos que fallecieron intentando tomar, entre otras, las playas Omaha y Utah.

Pero no han sido solo los laboristas los que han intentado «reventar» la visita, sino que también los liberales demócratas no asistirán al banquete con el que se agasajará a Donald Trump en el palacio de Buckingham.

Trump se alinea con el BREXIT

Son legión los tuits, relevantes porque es el método más habitual con el que Trump dicta su política en general, y también su política exterior en particular, en los cuales el político norteamericano alaba sin ambages a contumaces euroescépticos como Boris Johnson o Nigel Farage.

Del mismo modo, el líder del laborismo británico, Jeremy Corbin, ha sido objeto de los más terribles denuestos desde @realDonaldTrump, la cuenta de Twitter que utiliza el presidente de los Estados Unidos para comunicarse con su fielato.

Y también política

Pero la visita de Donald Trump al Reino Unido no es únicamente «decorativa», ya que también los equipos de Trump y de Theresa May van a tratar temas de alto calado político.

De hecho, el propio presidente de Estados Unidos pasará una buena parte del tiempo de su visita en la zona de Whitehall, área de Londres donde se concentran las principales oficinas de los ministerios británicos.

Seguramente producto de la ya anunciada dimisión de Theresa May, se ha cancelado la reunión privada que iba a celebrarse en el número diez de Downing Street entre la premier y el constructor devenido en político.

Fuente - EL PAÍS / Donald Trump en Wikipedia / Sadiq Khan en Wikipedia / Batalla de Normandía en Wikipedia


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (187 noticias)
Visitas:
2098
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.