Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Todo César tiene su Bruto

6
- +
27/08/2019 10:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Su nombre es Joe Walsh y fue congresista republicano entre los años 2011 y 2013. Cortado por el mismo patrón que Trump, ya ha anunciado que su próximo objetivo es lograr la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos

En política siempre acaban produciéndose «idus de marzo», recordemos que, en el más famoso 15 de marzo de la historia, Marco Junio Bruto Cepión participó, con otros, en el asesinato de Julio César, que había sido su mentor.

Ahora parece que a Donald Trump le ha surgido el que pudiera acabar siendo su Bruto, un político de su mismo partido político y que adquirió su condición de congresista en el 2010, formando parte de la «tripulación» de ya amortizado Tea Party.

Joe Walsh, ese es el nombre de quien pudiera acabar «enterrando» políticamente a Donald Trump, también es amigo de las opiniones extremas.

Su última «ocurrencia» ha sido pedir que se coloque un fondo, bien hondo, y bien surtido de cocodrilos en los miles de kilómetros de frontera que tiene los Estados Unidos de América con México.

En lo que seguramente son las primeras escaramuzas para lograr la nominación como candidato a presidente para las elecciones de 2020, Walsh ha dicho de Donald Trump que “Está loco, es errático, es cruel, fomenta el odio, es incompetente y no sabe lo que está haciendo”.

Un polemista del Tea Party

Como ya hemos indicado, George Walsh llegó al Congreso de los EE. UU., formando parte del movimiento de ultraderecha que se denominó Tea Party y que tenía como líder visible a la hockey mom, ella misma se definió así, Sarah Palin.

Desde la visibilidad mediática que le daba ser un miembro del Congreso de los Estados Unidos, rápidamente se significó como un agrio polemista que, mientras estuvo gobernando Barack Obama, se dedicó a fustigarlo de todas las maneras posibles.

En el 2013 este divorciado no resultó elegido por su circunscripción y se vio envuelto en algún que otro escándalo, como fue que se hizo público que no paga la pensión alimenticia a sus hijos.

Además, apareció en una lista, en el puesto diez y nueve, de los congresistas más corruptos de todos los tiempos del Congreso de los Estados Unidos.

Volcado en los medios

De por si lenguaraz, el haberse reinventado como comentarista de medios conservadores y como tuitero mordaz, estas dos actividades han logrado que cada día que pasa sea más vitriólico en sus opiniones.

De mismo modo que Donald Trump, el excongresista por Illinois, también está abonado a las realidades alternativas – que es como ahora se llaman a las mentiras flagrantes – y fue uno de los que expandió la teoría que Barack Obama era musulmán.

Caracterizado por no dejar «títere con cabeza» también llamo “ingrato multimillonario negro” a ídolo de la música pop Stevie Wonder, debido a que el autor de I wish se había quejado del reguero de afroamericanos muertos que deja todos los años la brutalidad policial.

Pidió el voto para Donald Trump

De hecho, a pesar de que ahora Trump es un enemigo a batir, en la «carrera» para la nominación republicana a las elecciones presidenciales del 2020, hubo un tiempo en que fue un furibundo defensor de la candidatura del que es el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

Tal era la pasión a raudales que a Walsh le despertaba el constructor neoyorquino, que llegó a decir, literalmente, que, de no ser elegido en las presidenciales del 2016, optaría por «coger su fusil».

Razones para la crítica

Sin embargo, tal como ha recordado en cada medio de comunicación que le ha dado «cancha», en los tres años de administración Trump, ha tenido muchas ocasiones de arrepentirse de haber pedido el voto para el marido de Melania Trump.

Walsh va a lograr horas y horas de poder aparecer en los medios como candidato a la nominación del partido republicano, un «atril» desde el que poder otear el horizonte para el futuro

La «gota que habría colmado el vaso» sería el compadreo que el «líder del mundo libre» lleva años cimentando con el presidente ruso, Vladimír Putin.

Del mismo modo, el tiempo le ha hecho matizar la opinión que tenía de Barack Obama, e inclusive se arrepiente de los denuestos que le dedicaba ante cada micrófono que ponían a su alcance.

¿Quién es el epígono?

Donald Trump, con sus modos y maneras, su errática política y sus ocurrencias, que comunica vía Twitter a horas intempestivas de la madrugada, ha «creado escuela» y ahora muchos políticos, de ambas bancadas, le imitan.

Pero, analizando lo que ha sido la política norteamericana de la última década, se ve meridianamente claro que Joe Walsh era Trump antes de que Trump llegase como un «paracaidista» a la política.

La carrera política del congresista del Medio Oeste, se ha cimentado en el exabrupto, el insulto y la ofensa permanente.

También fue uno de los primeros políticos norteamericanos en descubrir el poder que tiene la red social Twitter, para lanzar mensajes, condensados en 140 caracteres, que pueden convertirse en auténticas «bombas atómicas».

Pero, además, es que Trump ha ejercido el efecto taumatúrgico de «blanquear» a políticos como Walsh, dado que con el extremismo que muestra el yerno de Jared Kushner, hasta los más extremistas de la formación sucesora del Partido Whig, pasan, en comparación, como moderados.

Aunque pierda, gana

Joe Walsh debe de estar ya convencido, por conocer a fondo las «cañerías» del partido conservador y por su propia experiencia política, que es prácticamente imposible que él, o cualquier otro de los postulantes, pueda vencer a Donald Trump.

Pero a pesar de eso, va a lograr horas y horas de poder aparecer en los medios como candidato a la nominación del partido republicano, un «atril» desde el que poder otear el horizonte para decidir que hará el día después de su casi segura derrota.

El objetivo fundamental de este licenciado por la Universidad de Iowa es lograr la suficiente publicidad que le catapulte hacia lo que quiera hacer, que seguramente ya lo tenga pensado, después de no acceder a la presidencia de los Estados Unidos.

Están locos estos romanos

La verdad es que, con la excepción de Joe Walsh, que ha anunciado «a bombo y platillo» que quiere ser el próximo inquilino del 1.600 de la Avenida Pensilvania, se cuentan con los dedos de un mano los republicanos que han anunciado su candidatura.

El común denominador de todos los candidatos es que pertenecen a la beautiful people del partido que se fundase en el año 1834 en una pequeña escuela de un pequeño pueblo del Estado de Wisconsin

Son miembros del establishment del partido, que por lo decirlo de otro modo, corre «sangre azul» por todos ellos, y no puede aguantar la antipolítica y la grave falta de modales que practica el dueño de la Trump Organization.

Ahí es donde Walsh puede encontrar un filón, y es ni más ni menos que es casi un calco de Trump: es demagogo, es mentiroso, está lleno de ambición y no se «parará en barras» hasta que consiga ser el inquilino del Despacho Oval.

Joe Walsh, ese es el nombre de quien pudiera acabar «enterrando» políticamente a Donald Trump, también es amigo de las opiniones extremas

Fuente - el diario / Marco Junio Bruto en Wikipedia / Sarah Palín en Wikipedia / Joe Waslh in Wikipedia / Universidad de Iowa en Wikipedia / Illinois en Wikipedia


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (191 noticias)
Visitas:
101
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.