Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

En tiempos de crisis, necesitamos la libertad más que nunca

7
- +
31/05/2020 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn las últimas semanas, en todo el mundo, los gobiernos han mantenido a sus propios ciudadanos como rehenes en nombre de la «protección del pueblo». Lo que no han entendido es que, cada restricción que ponen en marcha tiene un costo. Al forzar el bloqueo de sus ciudadanos, el gobierno ha quitado a los particulares la posibilidad de evaluar ese costo por sí mismos.

Las heridas que el coronavirus ha infligido a la sociedad sólo se profundizarán por la cantidad no anunciada de intervención del Estado. Los gobiernos han dado al pueblo un enemigo más con el que luchar en esta guerra contra el coronavirus. Quienes sostienen que las medidas adoptadas son necesarias para evitar muertes innecesarias son incapaces de ver que esas mismas medidas sin duda les costarán muchas vidas y medios de vida en el futuro. Demasiado a menudo parece que sólo un lado de la ecuación se toma en consideración durante esta crisis. Las Naciones Unidas publicaron recientemente un informe en el que se afirma que, debido a la recesión económica provocada por el cierre, cientos de miles de niños podrían morir sólo este año. También estiman que entre 42 y 66 millones de niños podrían caer en la pobreza extrema en los próximos años. Aunque estas cifras son estimaciones, esto plantea una pregunta a las autoridades: ¿Cuánto es demasiado?

El gobierno no tiene un buen historial de dar respuesta a esta pregunta. Incluso intentando responderla, ya se han propuesto fracasar. Hemos visto una y otra vez a lo largo de la historia que la planificación central no funciona. Límites como treinta personas en un funeral y diez en una boda son ejemplos de restricciones arbitrarias que son el resultado de un pequeño número de burócratas tratando de planificar centralmente una solución óptima. Un gobierno que intenta organizar la sociedad de esta manera, no es diferente de la economía dirigida de la entonces Unión Soviética que intentaba calcular cuántas patatas producir para el año. Ambos escenarios tienen consecuencias reverberantes, y las ramificaciones de una reacción subóptima a este virus podrían perseguirnos durante generaciones. La única solución es permitir que los individuos decidan libremente sus propias acciones basadas en sus propias preferencias de riesgo.

Aunque el coronavirus es de hecho una pandemia, no es diferente de cualquier otro escenario en el que un individuo debe actuar. El individuo debe decidir basado en su propio cálculo de su costo versus beneficio. Sólo cada individuo puede saber por sí mismo qué decisión es óptima para su preferencia de riesgo y situación personal, no el gobierno.

Más sobre

La preocupación de que la capacidad del sistema médico y su habilidad para manejar la sobrecarga de los pacientes se ha elevado hasta el punto de que «Aplanar la curva» se ha convertido en algo chic. La decisión óptima de la sociedad puede ser limitar el riesgo hasta el punto de que la curva se aplane. Sin embargo, usar eso como una razón para imponer restricciones es injustificado. Mirando a través de la historia, el manejo de estas llamadas externalidades por parte del gobierno ha sido, en el mejor de los casos, funesto, la razón es que estos burócratas en los que confiamos para hacer estos cálculos para «optimizar» el beneficio social son, de hecho, sólo humanos como nosotros. Están sujetos a prejuicios, influencias y errores humanos.

No importa el hecho de que en situaciones como estas, los intereses del gobierno rara vez están alineados con los del pueblo. Nuestros intereses duran más tiempo que sus mandatos. Cuando llegue el momento de pagar las deudas del encierro, los burócratas que nos han mantenido encerrados en nuestras casas se habrán ido hace mucho tiempo. Sus intereses dependen de que sean capaces de engañarte para que pienses que te mantienen a salvo. Esto implicará el uso del lenguaje orwelliano en un país cargado de emociones con el espíritu de «nunca dejar que una buena crisis se desperdicie». Se cobrarán cuántas vidas han salvado a corto plazo sin tener en cuenta el daño a largo plazo causado por el encierro. No escucharán a ningún líder en la televisión hablar del costo económico del encierro, porque no es políticamente favorable «ponerle precio a la vida». Sin embargo, los individuos lo hacen todos los días, en todos los aspectos de sus vidas. Un individuo comprende el riesgo en el que se pone al conducir en la carretera, pero persiste en conducir, porque la compensación riesgo-recompensa vale la pena para él. Es esta libertad de elección la que debe ser protegida, especialmente en tiempos como estos. El coronavirus tendrá indudablemente efectos negativos en el bienestar de las personas, por lo que quitar esta libertad de elección paraliza aún más a una sociedad ya de por sí lisiada.

En un Artículo reciente publicado en The Lancet, el clínico sueco de enfermedades infecciosas Johan Gieseck escribe que los confinamientos no reducen el total de muertes y afirma que cuando todo termine, las jurisdicciones sin confinamientos probablemente tendrán tasas de mortalidad similares a las de las zonas de confinamiento. Cree que es inevitable que toda la población esté expuesta al coronavirus en algún momento y que el encierro sólo retrasará los casos graves por un tiempo. Si esto es cierto es algo que se puede ver, pero muestra que sacrificar ciegamente las libertades en nombre de la seguridad sería ingenuo. Si es cierto que los gobiernos acaban de retrasar lo inevitable mientras convocan un tsunami de dificultades económicas, ¿se levantará el gobierno y asumirá la responsabilidad? No es probable. El coronavirus, aunque es la causa inicial del dolor, será usado como chivo expiatorio de la enfermedad que causará el gobierno. Estrategias forzadas como «aplanar la curva» o «encerrarse hasta la vacuna» se justifican basándose en el consejo de los expertos en salud, que a su vez son inconsistentes. La verdadera estrategia óptima será la que se confirme por las acciones de los individuos libres, como siempre ha sido el caso.

A la luz de esto, parece imprudente entregar nuestro destino al gobierno y confiar en que ellos calculen cuántas personas pueden asistir a un campo de entrenamiento o nos digan por qué cuatro razones vale la pena arriesgarse a exponerse. Con la nueva información publicada por la ONU, es obvio que los gobiernos de todo el mundo son incapaces de evaluar las compensaciones en el mejor interés de la sociedad. Por muy tentador que sea creer que el gobierno nos está protegiendo con el encierro, están dañando a la sociedad más de lo que la están ayudando, al igual que lo hacen con todas sus otras regulaciones forzadas. En un momento en que un paso en falso del gobierno es más costoso que nunca, mantener nuestras libertades individuales es primordial.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
49
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.