×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

ReverMiembro desde: 05/05/09

Rever
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    34.843
  • Publicadas
    11
  • Puntos
    0
Veces compartidas
28
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
08/05/2011

Con Google nadie es dueño de su vida privada y de sus silencios. Si a cualquier persona se le ocurre ofender o agraviar a alguien desde un simple blog, Google recoge esa ofensa y la difunde en su buscador, internacionalizándola y haciéndola visible para todos

Debemos aclarar que el famoso buscador de Google no es simplemente una fuente de información accesible para quien navega en la red, es mucho más que eso; es una forma de entrometerse en vidas ajenas, sin que nadie le ponga freno y eso debe terminar de la única forma posible, creando leyes para impedir sus atropellos.

Con Google nadie es dueño de su vida privada y de sus silencios. Si a cualquier persona se le ocurre ofender o agraviar a alguien desde un simple blog, Google recoge esa ofensa y la difunde en su buscador, internacionalizándola y haciéndola visible para todos. ¿Eso no es complicidad?

Luego la víctima de las ofensas deberá iniciar múltiples acciones y gastar dinero en abogados para detener el atentado a su privacidad, pero el daño ya está consumado.

Como ejemplo podemos contar que un tribunal de Montpellier condenó a Google a retirar de su lista de resultados un video que atentaba contra la vida privada de una persona.

Google, amparándose en una respuesta ridícula, argumentó que retirar el vídeo supondría “un atentado a la libertad de expresión”. Esta absurda consideración no hace más que demostrar la peligrosidad de este buscador que pretende la impunidad para sus atropellos. Según el buscador más famoso del mundo quien agravia u ofende tiene derechos; la víctima del agravio no los tiene.

Para estos señores detener una ofensa es atentar contra la libertad de expresión; pensar esto es demencial. ¿Cualquiera puede agraviar con el consentimiento de Google?

En el caso que comentamos, el tribunal defendió el derecho de una persona a solicitar la desindexación de páginas y rechazó el banal argumento de Google.

El mismo tribunal consideró esta restricción justificada para respetar la vida privada del demandante.

Es importante destacar lo que ya se informa en distintos medios de prensa del mundo; por ejemplo en el Periodista Digital que dice: “En España, esta polémica está igualmente viva. La Audiencia Nacional tiene en sus manos un contencioso entre Google España y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) sobre quién debe retirar de Internet un enlace a una información o dato sobre una persona cuando ésta lo reclama.

En la actualidad hay más de 90 casos planteados por la AEPD y unos 60 recursos de Google contra resoluciones de la citada agencia reclamándole la retirada de enlaces que considera sensibles y perjudiciales para el peticionario.

Cinco de estos casos han llegado a la Audiencia Nacional que probablemente eleve una consulta al Tribunal Europeo.

El conflicto se repite casi siempre en los mismos términos. Una persona, física o jurídica, se considera perjudicada porque una noticia o documento, por ejemplo una sentencia, siga viva en la red a pesar de que las circunstancias de aquella noticia o caso han variado... y solicita la retirada del enlace.

La Agencia Española de Protección de Datos considera que no puede obligarse a la fuente de la noticia o documento a retirarla porque ello alteraría el propio historial y se dirige al buscador para que deje de presentar el enlace”.

¿Quién designó a Google comisario fiscalizador omnipotente de lo que se publica en la red?

Aunque Google no es quien publica los citados contenidos analistas jurídicos consideran que al asociar un nombre de búsqueda a estos resultados, lo hace responsable de la violación de la vida privada.

Google y sus peligrosos robots

Google junto a Firefox y a otra empresa, intervienen y deciden por su cuenta bloquear una página, por ejemplo con la frase: ¡Este sitio es una web atacante! Luego explican: “Este sitio web xxxxxxxxx ha sido reportado como una web atacante y ha sido bloqueado basándose en sus preferencias de seguridad”.

La irresponsabilidad no termina allí. La siguiente explicación es:” Los sitios atacantes intentan instalar programas que pueden robar información privada, usar su equipo para atacar otros o dañar su sistema.

Algunos sitios atacantes distribuyen intencionalmente software dañino, pero muchos son comprometidos sin el conocimiento o permiso de sus propietarios”.

La explicación final tiene más cordura cuando refiere que muchos sitios web, “son comprometidos sin el conocimiento o permiso de sus propietarios” y eso es verdad.

No está mal que adviertan de una posible irregularidad maliciosa, pero debe hacerse con cordura y no acusar sin antes conocer los hechos, no todos los casos son iguales y no debe generalizarse.

Ante esto, Google-que debe ser imparcial y ya que se entromete en las vidas ajenas sin autorización- es inexplicable que no se conecte con el sitio afectado, haciéndole saber lo que ha descubierto y no transformarse en juez y jurado, resolver por su cuenta y acusar: ¡Este sitio es una web atacante!, cuando en realidad esa web es la víctima de un ataque de diseminadores de virus.

Hay medios serios y confiables que han sido víctimas de ataques con virus de todo tipo y Google debe respetar esas trayectorias, contemplar esas situaciones y si no tiene la tecnología para detectar estos problemas, debería cerrar su buscador y dedicarse a otra cosa.

Si este famoso buscador tuviera los elementos técnicos que suponemos tendría que tener para detectar irregularidades en medios respetables, al menos debería anunciar: “Este sitio ha sufrido un ataque malicioso del que no es responsable, por lo cual recomendamos no entrar hasta que el problema sea solucionado”. Pero Google no separa lo bueno de lo malo, para ellos todo es malo y termina desacreditando a las propias víctimas de un ataque malicioso.

¿Quién designó a Google comisario fiscalizador omnipotente de lo que se publica en la red?

Hace falta legislar para que la población mundial no quede a merced de los robots buscadores de Google.

Nos gustaría recibir repuestas sobre estas apreciaciones y que Google clarificara sus opiniones, pero tenemos serias dudas de recibirlas, ignoramos si estos robots pueden hablar.

No se puede jugar con la honorabilidad de la gente y esto Google debe entenderlo. ¿Pero que se le puede pedir a un robot? ¿Conciencia y discernimiento? Imposible, los robots son máquinas y no piensan, solo atropellan.

Más recientes de Rever

El casi inexistente Mercosur sanciona a Paraguay en medio de sospechas

Muchos analistas del continente estudian la inexplicable actitud de Fernando Lugo, que ahora anuncia que se presentaría como candidato a la presidencia en 2013 25/06/2012

Expertos musicólogos señalan que la cantante española Rosana, no cometió plagio

Musicólogos de reconocido prestigio internacional, se han expedido luego de estudiar, comparar y escuchar ambos temas y han concluido que no existe tal plagio 18/02/2012

Con la ayuda del árbitro Ravshan Irmatov clasificó Holanda

Con la ayuda del árbitro Ravshan Irmatov clasificó Holanda

Con una gran mano que le dio el árbitro uzbeko, Ravshan Irmatov, los holandeses van a la final del mundial 2010 06/07/2010

La ética periodística y el mundial de fútbol

La ética periodística y el mundial de fútbol

La imparcialidad periodística se pierde cuando aparece el agravio en una crítica 28/06/2010

Mostrando: 1-5 de 10