×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

CriticicMiembro desde: 06/07/17

Criticic

http://ctxt.es/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.975.036
  • Publicadas
    2.158
  • Puntos
    0
Veces compartidas
321
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
22/09/2018

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

A tenor de su biografía, Juan Carlos Girauta (Barcelona, 1961) ha dado tantos tumbos políticos como vitales. Abogado, rockero, doblador de películas, columnista... Esto último duele bastante porque en algún lugar he leído que se sacaba una pasta juntando letras y un servidor es muy envidioso y bastante pobre. También he sabido que en algún momento fue doctorando, aunque tuvo el buen criterio de no ponerlo en su currículo.

El bloqueador de Twitter más rápido al oeste del río Pecos no es tan fiero en persona. Si uno fuera un buen periodista le hubiera preguntado si la lámina de 'El abrazo' de Genovés que cuelga en su despacho del Congreso es anterior a los arrumacos de Albert Rivera con Pedro Sánchez o consecuencia de ellos. Girauta cree que habrá elecciones lo más tardar en marzo del año que viene y que lo de pactar para Ciudadanos forma parte de su cultura. Conocerán la frase de Simone de Beauvoir: "Es lícito violar una cultura con la condición de hacerle un hijo". Con eso está todo dicho.

¿Qué es más importante en política? ¿Los principios o adaptarse a las circunstancias y surfear las olas de las encuestas?

Hay una política en la que se puede jugar a surcar bien las olas pero no es la que me interesa. Arriba de la jerarquía coloco los principios. Sin ellos, ¿para qué hacemos política?

¿Es injusta por tanto esa etiqueta que les tilda de veletas, de cambiar de opinión y de valores según les conviene?

No considero que la adaptación a la realidad sea un defecto.

Pero es que ustedes no dejan de adaptarse. Le pongo el caso de su pronunciamiento solemne de no apoyar nunca un Gobierno de Mariano Rajoy...

Es un ejemplo vistoso. Yo como portavoz he asumido el coste de ese discurso. Pero tiene su lógica. Dijimos que nunca bajo ningún concepto íbamos a apoyar al señor Rajoy y nos encontramos con que el PP gana las elecciones y vamos a unos segundos comicios en los que es el único partido que sube y todos los demás bajamos. En unas terceras elecciones, el PP habría seguido subiendo ?era nuestra convicción? y todos los demás hubiéramos bajado. El proyecto de Ciudadanos se podía haber ido ir al garete por una sucesión de infortunios que tienen que ver con la imposibilidad de formar gobierno.

Es decir, que apoyar a "quien cobró de Bárcenas", como se referían entonces a Rajoy, era para C's una cuestión de supervivencia.

No. Fue una cuestión de aceptar un Gobierno del PP con más votos todavía, quizás con mayoría absoluta, o ceñirlo con un acuerdo de investidura. Esta última fue nuestra opción. Hay un componente en la política que no se puede negar: el realismo, el sentido práctico. Al final, sujetamos a ese Gobierno, y conseguimos introducir en dos Presupuestos Generales del Estado algunas políticas que para nosotros eran cruciales. Con una parte del acuerdo que era la regeneración pudimos insistir una y otra vez, y el día de la sentencia de la Gürtel dimos el acuerdo por roto y dijimos que Rajoy se tenía que marchar. Cuando vimos que en la parte de regeneración nos estaban tomado el pelo, rompimos con el PP.

Se les acusa de ser el partido del Ibex. ¿Cuál es la relación del partido con el mundo del dinero y las grandes empresas?

Ninguna. Es un infundio, un cliché insistente que conviene a alguna gente.

El dinero mueve montañas y también principios. Le recuerdo cómo justificó Albert Rivera la alianza de Ciudadanos con Libertas, esa plataforma eurófoba y bastante xenófoba, en las Europeas de 2009: "Cuando se pone encima de la mesa esa cantidad de dinero, te lo piensas".

¿Pronunció esa frase?

La pronunció.

No sé el contexto pero no me imagino a Albert Rivera diciendo una cosa así. Ahora bien, lo que sí puedo explicar respecto a la decisión de acudir con Libertas es que mi entrada se produce después de esas elecciones con una reflexión de Albert Rivera reconociendo el error y el principio de una nueva etapa. Recuerdo una reunión con Francesc de Carreras pegando un chorreo a la ejecutiva del partido sobre el dislate que había cometido. No he visto en muchos partidos semejante autocrítica. Es bueno reconocer cuándo uno ha metido la pata.

De ese error quizás sea el origen de otras acusaciones que se les hace: que son un partido de ultraderecha y neofascista.

No. Eso viene, en el caso de Cataluña, de la identificación del nacionalismo con lo bueno, y la de quien se enfrenta al nacionalismo con el estigma de la extrema derecha. Me sabe mal decirlo porque es un tipo que me cae bien pero Josep Piqué, cuando era presidente del PP en Cataluña, recibió la aparición de Ciudadanos tildándolo de extrema derecha. Hay un cierto marco mental, un cierto prejuicio, que es completamente absurdo. Fíjese usted si no hay jacobinos en el PSOE o si no hay un sentido de la nación en Paco Frutos, que fue secretario general del PCE. En Cataluña el ambiente está tan sesgado y todo se distorsiona tanto que plantarle cara al nacionalismo se interpreta como extrema derecha.

¿Dónde está Ciudadanos? ¿En el centro, a la derecha, a la derecha del PP?

Somos un partido liberal progresista. Hombre, a la derecha del PP hay poca cosa.

Está Vox.

Esta Vox, sí.

Esta frase es suya: "No sabría decir qué nos separa de Vox". ¿Sigue sin saber qué les separa?

Lo sé perfectamente. Vox fue creado por Alejo Vidal-Quadras para unas elecciones europeas y después se marchó. Alejo es un señor que plantó cara al nacionalismo, que fue parte del PP y que es un liberal conservador. Montó Vox, entre otras razones, porque no quería seguir en el PP.

Yo no diría que Vox es ultraderecha porque nunca uso esa expresión. Es una derecha muy derecha.

Y porque el PP le fulmina.

Después de que él les critique durante años de manera continuada. Vox era un partido a su medida. Luego otros personajes dentro tomaron más poder y el propio fundador hubo de marcharse. En un momento dado, con Vidal Quadras y un partido cuya definición ideológica era la que tenía él, pues lógicamente digo que no sabía qué nos diferenciaba. También lo dije de UPyD. Hay que situar la frase en su contexto. Aquel partido no es el de hoy.

¿Entonces Vox es la ultraderecha?

Yo no diría ultraderecha. Es una derecha muy derecha. ¿Con ultra sabe lo que pasa? O se lo aplicamos a todo el que está muy allá o no se lo aplicamos a nadie. Si usted le quiere llamar ultraderecha hablaremos de ultraizquierda para referirnos a Podemos. Yo nunca uso esa expresión.

Usted dice que fue maoísta, antes de ser afiliado primero del PSOE y luego del PP. ¿Acabó en Ciudadanos porque se presentó a tres elecciones como candidato del PP sin éxito?

Yo fui candidato del PP por piedad. Una vez porque Alicia Sánchez Camacho me pide el favor de que la asesore en una campaña de unas autonómicas en las que ella va de número uno por Gerona y me pone de cuatro sin posibilidades de salir. Y se lo hago, viajando diariamente a Gerona durante un mes y pagándolo de mi bolsillo. Luego vienen unas generales y se me pide que cierre la lista en Gerona, y vuelvo a aceptar. Ciudadanos aún no existe. Finalmente, llegan unas municipales y uno de los amigos que hice allí me dice que me pone de relleno en la lista de Castelló d'Empúries. Es decir, les hago un favor las tres veces. Pues bien, el PP me lo echa en cara 14 años después. Una gente que está apestada en ese momento en Cataluña, que en Gerona tiene las peores opciones y tiran de mí y me usan, al correr de los años me lo afean.

Aznar ha pedido un reagrupamiento del centro derecha. ¿Es viable una fusión de PP y Ciudadanos?

No. Eso no va a pasar nunca porque además no es sano. El PP de Aznar fue un partido que aglutinó a todo lo que no era izquierda y ese fue su éxito. Pero es muy anómalo. Sucede después de 14 años de felipismo y de los escándalos diarios del final de ese período. Nosotros no somos de izquierdas porque somos liberales, liberales progresistas, y tenemos nuestro espacio. El PP es un partido de derechas, conservador, que tiene dentro un abanico de dirigentes con sus matices.

Nunca habrá una fusión de Ciudadanos y el PP. No sería sano.

Le leo otra frase suya: "Esperanza Aguirre es un referente para los liberales estén en el partido que estén". ¿Sigue siendo Aguirre uno de sus referentes?

Lo fue, sí. ¿Por qué? Pues porque no había muchos más liberales. Esperanza Aguirre jugó ese papel en su momento, pero es que ha habido una transformación brutal. Un liberal gobierna en Francia y en Europa estamos a punto de tener un Partido Liberal Europeo donde mandan los países mediterráneos. Si el liberalismo cuaja, como ahora mismo va cuajando en países muy grandes, estaremos ante un fenómeno nuevo, con mucha gente y muchas voces ?algunas procedentes de la izquierda? que se han desplazado al espacio liberal.

Esperanza Aguirre fue uno de mis referentes en una época en la que no había muchos más liberales

¿Cómo es su relación con Albert Rivera? Se lo pregunto porque no hace mucho se dijo que no se dirigían la palabra.

Fantástica. Le doy mi palabra de honor de que aquello era completamente falso.

¿Fue una casualidad que Rivera exigiera a Pedro Sánchez en el Congreso que hiciera pública su tesis y al día siguiente el ABC publicara que estaba llena de plagios? ¿Han participado ustedes en la fabricación del escándalo?

El escándalo es mayúsculo pero no ha habido ninguna coordinación. Sucedió algo muy grave, y eso no era por la tesis de Sánchez sino porque el Gobierno vetó una ley por primera vez. Y esa ley tenía que ver con la transparencia universitaria y, lógicamente, a nosotros, que tenemos una fijación con la cuestión de la Educación, nos indignó. Queremos erradicar esos cenáculos universitarios, las camarillas, las endogamias y las oscuridades de sus tribunales. Uno de los puntos de nuestra ley de Transparencia era la obligación de que los trabajos de final de carrera, de final de máster y las tesis fueran públicos. El día antes de que Rivera dijera eso en el Congreso yo conté a la prensa que la tesis de Sánchez era muy misteriosa.

No nos coordinamos con el Abc para 'fabricar' el escándalo de la tesis de Pedro Sánchez

Pero ahora se acabó el misterio...

Ahora es cuando se produce el escándalo. El presidente de la empresa de software que detecta los plagios ha afirmado que a él le sale un 21% de coincidencias. Nosotros no somos jueces, pero lo que decimos es que en un país pulcro y democrático un presidente o un ministro que ha plagiado una tesis tiene que marcharse.

Y también los que han falseado un currículo, como ustedes mismos se autoimponen.

Los plagios de las tesis tienen que ver con un estado de la Universidad. Que haya sido posible que en tu tribunal de tesis hayas colocado a amigos que se sacaron la tesis el año anterior, que los materiales procedan de otro amigo que está en el Ministerio de Industria, todo eso conforma algo, que es contra lo que nosotros luchamos. Cuando Albert Rivera saca el asunto no lo hace en su primera intervención sino después de que preguntara por el veto y el presidente del Gobierno se pusiera agresivo y se mofara de nosotros. Mintió y dijo que la tesis estaba colgada en Internet y perdió los papeles. Y después nos amenaza el ministro Ábalos con su "quien me busca me encuentra", como si estuviéramos a la puerta de una taberna. Eso no se puede acabar aquí. Sánchez tiene que dar explicaciones.

¿Les ha explicado Carina Mejías, la principal dirigente de Ciudadanos en Barcelona, por qué su currículo era falso?

Ha contado que su currículo estaba bien en la web del partido y en su perfil de Linkedin. Y que estaba mal en la web del Ayuntamiento porque una persona, que ya no trabaja en el partido, lo introdujo así.

Y le han creído, claro.

(Silencio y gesto).

¿Su objetivo con la denuncia sobre la tesis era conseguir que Pedro Sánchez convocara elecciones cuanto antes?

No hay relación causa-efecto. Estamos pidiendo elecciones anticipadas desde antes de que llegara a la presidencia. Al margen de las meteduras de pata, antes incluso de que pudiera empezar a equivocarse, Sánchez estuvo rogando a Rajoy en la moción de censura que dimitiera para retirarla. Luego dice que quiere la presidencia para convocar elecciones. Eso era lo lógico cuando se tienen 84 diputados y te tienes que apoyar en todo lo que no es constitucionalista en el Congreso para mantenerte. En ese todo está Podemos con su proyecto populista bastante más a la izquierda que el PSOE; hay dos partidos que están metidos en un golpe de Estado ?ERC y los convergentes-; y tienes hasta a Batasuna. Debes complacer a un mosaico alarmante. ¿Es legal? Sí. ¿Legítimo? Sí. ¿Tenemos derecho nosotros a decirle que se vaya porque estamos en mitad de un proceso que vuelve a repetir el golpe contra la democracia y que además obliga a depender de un señor que quiere gastar masivamente y que nos quiere subir los impuestos cuando empieza la desaceleración? Pues también.

Hablando de Podemos. ¿No se sentaron ustedes con ellos cuando sus votos eran imprescindibles para materializar su pacto de Gobierno con el PSOE? ¿No suponía entonces una hipoteca?

Nos sentamos una vez con Podemos, pero no para pedir sus votos. Nosotros ni intervinimos.

Era obvio que se trataba de pedirles el voto.

Estuve en esa única reunión. Sólo habló el PSOE. Se les enseñó el documento del pacto de Gobierno y se les preguntó si tenían algo que añadir. Y ellos dijeron: "Para que Pedro Sánchez sea presidente lo primero que vamos a hacer es romper este acuerdo; después vamos a decidir cómo nos repartimos el Gobierno porque aquí nos estamos delante de las cámaras y el poder es el poder". Y los socialistas, no nosotros, les dijeron que el pacto era ése.

Un pacto que sólo hubiera salido adelante con los votos de Podemos.

Por eso les decían que lo votaran y que si no gobernaría Rajoy. ¿Y qué escogió Podemos? Que gobernara Rajoy. Esa es la prueba de que no hubo ningún acuerdo con Podemos.

Le insisto. ¿No habría sido una hipoteca que Podemos hubiese apoyado aquel pacto?

No hay ninguna hipoteca en la medida en que no se comprometió nada con Podemos. La prueba es que prefirieron que siguiera Rajoy.

¿Y ustedes no prefirieron que siguiera Rajoy votando no a la moción de censura?

Eso no es justo. Nosotros hicimos con el PSOE un pacto de Gobierno y con Rajoy un pacto de investidura. Nuestra confianza en ese momento era mayor hacia el PSOE que hacia el PP. Y debo decir que, a pesar de que ahora los puentes están rotos con el PSOE, hubo una época en la que nos entendimos muy bien y que en todas las áreas había un espacio común enorme. Aquel PSOE no era este PSOE.

Un pacto de Gobierno en el que Rivera iba a ser vicepresidente...

De eso no se habló jamás.

¿Está usted seguro?

Jamás se habló de eso.

Ahora que parece han sumado al PSOE a su aspiración de eliminar los aforamientos, ¿es compatible eliminar este privilegio y mantener que el Rey siga siendo inviolable?

Nosotros planteamos eliminar el aforamiento de los políticos porque creemos que es lo que tiene más relación con la corrupción. En el clamor de regeneración que hemos detectado y articulado, hay un amplio rechazo a que los políticos seamos tratados con ese privilegio.

Pero es que el Rey puede atropellar ancianitas en un paso de cebra sin que le ocurra nada o disfrutar de las bondades del secreto bancario suizo, aunque sea por tradición familiar.

Podemos discutir eso, pero si sacamos el comodín del Rey cada vez que hablamos de reformar algo en la Constitución no la reformaremos. Si se toca el Título II de la Constitución, que es de la Corona, hay que ir por la vía de la mayoría reforzada del artículo 168, disolver las Cortes, volver a aprobarla por mayoría de dos tercios y someterla a referéndum. Si te sacan al Rey lo que te están diciendo es que no quieren reformar nada. Empecemos con esta reforma y hablemos luego de todo lo demás.

Si sacamos el comodín del Rey cada vez que se habla de reformar la Constitución, jamás lo haremos

¿La única solución para Cataluña es aplicar un 155 duro y meter en la cárcel a los independentistas o eso es lo que más les conviene a ustedes electoralmente?

Yo nunca diré a quién hay que meter en la cárcel o a quién no. Del tema cárcel, lo que digan los jueces. Por lo que respecta al otro punto y después de la experiencia que ha habido, me parece que es necesario un 155 que se extienda a los Mossos d' Esquadra, a TV3 y a Catalunya Radio y que controle bien las cuentas de la Generalitat.

¿Indefinidamente?

No, durante el tiempo suficiente.

¿Qué es el tiempo suficiente?

El tiempo suficiente es no decirle a los golpistas y a sus adláteres que van a ser 50 días u 80. El PP permitió durante la aplicación del 155 que los lugares físicos donde estaba el gobierno de la Generalitat estuvieran tomados por simbología separatista. El problema se ha visto luego. Ha pasado el 155 y se vuelven a abrir embajadas, TV3 sigue siendo una máquina de propaganda separatista, la Generalitat sigue diciendo que va hacia la independencia, se sigue tratando a Cataluña como si fuera sólo de los independentistas y los demás no existiéramos, y el Parlamento continúa cerrado. En nuestra visión de las cosas ?y de Cataluña algo sabemos porque nacimos ahí? es la hora de un 155 que se extienda a los Mossos y a TV3.

Existe el riesgo de un enfrentamiento civil en Cataluña

¿Hay riesgo de enfrentamiento civil?

Hay una quiebra de la sociedad catalana muy profunda, sí, y en el ambiente existe ese peligro.

¿Y no contribuye a aumentar ese riesgo su campaña de retirada de lazos?

Esa pregunta es comparable a quien le dice a una mujer maltratada que no agrave su situación denunciando porque la pegarán más. Nosotros no podemos ser ciudadanos de segunda. No lo hemos aceptado cuando teníamos tres diputados ni lo vamos a hacer ahora que somos el partido más votado de Cataluña. Nos corresponde articular la formulación constitucionalista de la ciudadanía catalana. Eso no quiere decir echar a los otros del espacio público; quiere decir que los espacios públicos no son suyos y que los edificios de la Administración son neutrales. Aquí ni una broma, ni un lazo, ni un cartel.

Más recientes de Criticic

Dame 'brunch' y dime tonto

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí. Diez de la mañana de un domingo. Te duele la cabeza. Cada vez llevas peor lo de salir por ahí 19/09/2018

Desaforar en sesenta días

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí 19/09/2018

El vals de las identidades

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí. "Nosotros nos preocupamos por la cultura y por la identidad del pueblo europeo", se promocionaba Matteo Salvini a principios de agosto, de cara a las próximas europeas 19/09/2018

Por qué una garantía de trabajo es una broma de mal gusto para el precariado y la libertad

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí. De vez en cuando, se da un repunte de la popularidad de aquellas tesis que abogan por una garantía de trabajo para todo el mundo, o al menos para toda persona 'capaz de trabajar' 19/09/2018

Una guerra contra el proyecto chino

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí. Donald Trump ha lanzado esta semana aranceles por valor de 200.000 millones de dólares contra productos chinos que se suman a anteriores medidas 19/09/2018

Mostrando: 11-15 de 2.157