Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

México, avizorar sus recuerdos y despojarse de sentimientos rebeldes,

22
- +
03/12/2018 01:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todas las guerras que ha hecho Estados Unidos de Norteamérica, como toda guerra imperialista, son guerras de conquista

Aventis

Los norteamericanos han sido fuertes con los sioux, todo este documentado hasta el vil asesinato de Toro Sentado, uno de sus jefes más legendarios y, ese mismo lugar, donde fue tomado como rehén para quitarle la vida, un movimiento indígena lo retomo y, dos de sus integrantes serían asesinados por fuerzas federales y, por otro lado, el líder indígena Leonard Peltier, es el preso político más antiguo de los EE. UU.

Todas las guerras que ha hecho Estados Unidos de Norteamérica, como toda guerra imperialista, son guerras de conquista. México sabe muy bien eso: la mitad de su territorio fue robado por Estados Unidos. Los territorios de los actuales Estados de California, Nevada, Utah, parte de Wyoming, parte de Colorado, Arizona, Nuevo México, Texas, parte de Kansas y parte de Oklahoma, pertenecían a México antes de que los Estados Unidos desataran la guerra para robárselos.

Pero vayamos a una guerra de ultramar, como la Segunda Guerra Mundial. Según los cuentos para niños de Hollywood, la guerra contra los nazis se habría ganado gracias a la intervención de los Estados Unidos. Pero la Verdad Histórica es muy diferente. Si bien es cierto que en situaciones críticas el aporte de una mínima cantidad adicional puede incidir de manera rotunda en su resultado, y en este sentido no hubiera sido lo mismo si los Estados Unidos se abstenía o no de entrar, lo concreto es que la nación norteamericana siempre actuó sólo en favor de sus propios intereses, de manera oportunista y artera, como también lo hizo Europa Occidental, que ayudó a los nazis a hacerse fuertes para que actuaran principalmente como una fuerza anticomunista, en contra la de Unión Soviética. Así, Occidente toleró la anexión de Austria y Checoslovaquia por parte de Hitler, y abandonó a Polonia. Stalin había intentado repetidamente realizar acuerdos con Gran Bretaña y Francia para impedir el expansionismo nazi-fascista, pero fue repetidamente desdeñado. Ante la indiferencia y hostilidad hacia la Unión Soviética y la complicidad hacia Hitler por parte de las “civilizadas” Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos (muchos de cuyos bancos financiaron el ascenso de Hitler), es decir, ante la actitud hipócrita de estos países que, por otra parte, fueron los que impulsaron las guerras contra el naciente Estado Obrero apenas ocurrió la Revolución de Octubre, Stalin se vio obligado a pactar con Hitler sobre el territorio de Polonia, una Polonia que, por otra parte, antes también había rechazado los ofrecimientos de alianza del Kremlin, impidiendo así que la URSS pertrechara a ese país y, al mismo tiempo, pudiera usar de manera transitoria su territorio para adelantar el frente contra Alemania, ante la posibilidad cada vez más real de que Hitler quisiera invadir la URSS. Con el Pacto Molotov-Ribbentrop Stalin supuso que así de alguna manera inmovilizaba a Hitler, visto y considerando la falta de compromiso de Occidente contra Hitler y la hostilidad histórica contra un Estado soviético que en esos tiempos representaba los sueños revolucionarios de los desposeídos del mundo. Lo que el mundo aprendió por enésima vez es que los imperialistas siempre rompen los acuerdos: Hitler atacó a la URSS por sorpresa, traicionando el pacto realizado.

Como podemos ver, el peso de la guerra contra Hitler en el teatro europeo, recayó casi completamente en la Unión Soviética

Pero ignoremos por un momento el oportunismo y el arribismo del rastrero Occidente. Volvamos a los métodos. En este punto comprobaremos cómo la doctrina militar de los imperialistas es totalmente diferente de la doctrina militar de los que hacen una guerra justa, en contra de los opresores. Sea que tomemos a Japón cuando invadió China (ya desde algunos años antes de que se desatara la Segunda Guerra Mundial), sea que tomemos a los alemanes y los franquistas en la Guerra Civil Española, sea que tomemos a los alemanes, a los británicos, los franceses y los estadounidenses en la S.G.M., en todos los casos encontraremos ejemplos de masacres horrorosas, ejemplos que en realidad no representan excepciones, sino que constituyen los casos más emblemáticos, los más alevosos, de un modus operandi característico de estas aves de rapiña.

Pero, AMLO, no debe hacer concesiones con los norteamericanos, más allá de la vía diplomática y ver muy bien su alianza con Cuba y Venezuela. La traición es presente en cualquier movimiento militar y de mercadotecnia. Muchos venezolanos solicitados por corrupción o enchufados del proyecto bolivariano, se están atrincherando en las principales ciudades del país azteca.

Y aquí no profundizamos en el detalle de los eventos de experimentación con seres humanos que es típico de los nazifascistas, en su concepción racista y supremacista del Hombre, donde se pretende que unos hombres tienen más valor que otros, y donde se desprecia completamente la vida humana. Tanto Alemania, como Japón, como Estados Unidos, como Gran Bretaña, entre otras naciones imperialistas, han llevado adelante atroces experimentos con seres humanos.

Tampoco nos adentramos en el desempeño militar de los colonialistas en África, continente donde quizá no haya tanta documentación sobre masacres y genocidios, pero que, sin duda, se produjeron en gran magnitud.

Tampoco describimos las prácticas del régimen racista de Israel, que además de haber realizado todas las maldades imaginables contra el pueblo palestino, es un régimen que se especializa en la formación de mercenarios y la articulación de estrategias de dominio totalitario sobre poblaciones o comunidades de todo tipo a lo largo y a lo ancho del mundo.

Por parte del Imperio: masacres y abusos inenarrables sobre personas indefensas. Su doctrina militar carece de todo honor y es nada más que pillaje y cobarde abuso de la fuerza, porque esa y no otra es la naturaleza moral del imperialismo.

Por contraste, si revisamos la doctrina militar de las fuerzas antimperialistas, repararemos en que sus ejércitos han librado la guerra de otra manera. El Ejército Rojo en la Gran Guerra Patria jamás tuvo el objetivo de provocar víctimas civiles, sino que su estrategia estuvo siempre guiada por el objetivo de vencer a los combatientes enemigos, no de golpear a los pueblos. No encontraremos casos de masacres como las de Nankín, Tokio, Dresde o Hamburgo. No encontraremos ese modus operandi como parte de la doctrina, como sí sucede en Occidente o en Japón (que hoy es un Estado vasallo). Si eventualmente se produjeran abusos, éstos resultarían en una excepción, y como parte del comportamiento táctico, no como parte de la planificación del Estado Mayor. Lo mismo podemos decir de las fuerzas de Ejército Popular de Corea, o de China, o de las fuerzas del Vietcong, o de las fuerzas militares de Irán, o de Cuba. Son fuerzas militares libertadoras, no fuerzas opresoras.

En las guerras de Corea, de Indochina (Vietnam), de Centroamérica, de Argelia, y etc., encontraremos el sello característico de la forma de hacer la guerra

En momentos en que el mundo se ve cada vez más conmocionado por las publicitadas masacres del EIIL (Daesh, en árabe) y de otras formaciones militares organizadas y alentadas por Occidente, comprender la naturaleza íntima y profunda del poder imperialista no sólo nos hará tomar conciencia de quienes son los merecidos enemigos de la Humanidad toda, sino también adelantarnos a sus acciones y poder “leer” por debajo de la histeria informativa de los “prestitutes”, qué es lo que realmente está pasando en el terreno.

Mao Tse Tung expresaba que la izquierda y el ejército rojo en cualquier país era conocedor del territorio y fuerte en los procesos revolucionarios, pero, malos en la economía de allí, la necesidad de abrirse al mercado y del capital, pero en un plan combinado y de fuerza para no atascar al país en referencia y, tenía toda la razón. El imperialismo es un tigre de papel, y mientras más lo conozcamos, más nos convenceremos de esta verdad.

La doctrina militar cobarde de la masacre y el terrorismo sigue aplicándose hoy en día, pero con las formas modernas y las tecnologías modernas. al haríamos en menospreciar la magnitud no tanto de las derrotas electorales, sino de las consecuencias generales de las mismas, que van mucho más allá de su impacto institucional y de las proporcionalidades del consenso que representan los guarismos.

El militarismo, quiere imponerse de nuevo, más allá de lo civil, escudado en el poder y fuerza de la izquierda, es un autoengaño a las masas.

Esto Katz lo escribió el 2 de diciembre de 2015, unos días antes de la asunción de Macri. Creo que hoy los hechos han demostrado suficientemente, con el ametrallamiento de decretos por parte de Macri, que no necesitó de muñeca sino de un dedo índice para apretar el gatillo, y que la reacción puede avanzar con cierta efectividad si no hay nada que se le oponga con superior fuerza fáctica. ¿O acaso las protestas pacíficas e "institucionales" podrán evitar que Macri avance y siga avanzando de manera efectiva, como lo está haciendo, si toma la decisión política de atropellar sin complejos y tiene la cadena de mandos debidamente estructurada sobre las fuerzas policíaco-militares y judiciales para hacerlo, y cuenta con un blindaje mediático que distorsiona la realidad? Indudablemente que estas acciones claramente antipopulares autoritarias de Macri, en el tiempo, provocarán un grave crisis política o aún una guerra civil, porque de la misma manera que una revolución poderosa engendra, como contracara, una contrarrevolución a su medida; a la inversa, un régimen que, más allá de haber sido ungido por elecciones, dicta medidas socioeconómicas antipopulares y es agresivo y hostil en su estilo político (una cosa tiene que ver con la otra), genera una resistencia a su medida.

El pueblo no cuido a Cristina de Fernández, viuda de Kirchner, en Argentina. Tampoco se desveló en estar vigilante de Chávez Frías en Venezuela. Ahora tenemos una repuesta neofascista con influencia de organizaciones arábigas que hacen difícil regularizar una situación política y económica, porque, sucede algo. Los árabes y chinos no son amigos de nadie, menos en alianza, la traición es presente, como lo fueron los norteamericanos de los sioux.

Y en este punto es donde entramos en las perspectivas nada alentadoras de la eventualidad de una intervención directa de los EEUU en el escenario abierto por las victorias electorales del cipayaje (perspectiva que siempre está presente pero que ahora estará validada frente a la "comunidad internacional"): ¿Qué sucederá si Argentina se ve desbordada por conflictos sociales generalizados, con represión y piquetes por todos lados, cosa que probablemente ocurrirá -no por cuestiones ideológicas sino por el impacto de la carestía provocada por la medidas desreguladoras del cipayaje-, y la enorme crisis política emergente pudiera ir enfilando a Macri hacia la puerta del helicóptero de la terraza de la Casa Rosada, como se eyectó De la Rúa? ¿Qué sucederá si en Venezuela la oposición, agrandada con el apoyo electoral obtenido, no consigue derrocar a Maduro con sus "propias" fuerzas?

Sabemos que, Venezuela, seguirá mandando la izquierda porque no hay otro movimiento envolvente de abrirla a espacios más abiertos, por una oposición comprometida con el gobierno desde la Asamblea Nacional y, donde Henrique Capriles Randosky, es el cipayo más cercano al gobierno oficialista junto al pastos Javier Bertucci y Henri Falcón.

Por su parte, Mauricio Macri le entrego Argentina a los israelitas y norteamericanos, afianzados por el Reino Unido desde la Isla de Las Malvinas. Cuantos barcos no llegan con cargas de alimentos ingleses a esta Isla. El secreto, lo tienen los cuarenta y cuatro tripulantes del Ara San Juan, un submarino hundido por cualquier vía de espionaje y que los rusos, conocen de esta verdad.

La intervención militar de los EEUU es un hecho porque EEUU no dará ningún paso atrás en estos avances que para ellos son realmente estratégicos. EEUU no permitirá otro helicóptero despegando desde la Casa Rosada con Macri adentro, hay una diversidad de bases militares norteamericanas en nuestro territorio continental y un presidente Maduro en plena alianza, no hay contrariedad. El mismo pueblo les dio poder para ir controlando nuestras riquezas en procesos electorales genuinos y, ahora se le suma México. Que contraste, es el nuevo orden, la nueva democracia en su más alto nivel, tal, como lo expresó Heinz Dieterich, un filósofo alemán que suele visitar la capital azteca.

Escrito por Emiro Vera Suárez, Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en El Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, columnista del Aragüeño y coordinador cultural de los diarios La Calle y el Espectador- Valencia. Hora Cero.

Tampoco nos adentramos en el desempeño militar de los colonialistas en África


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (775 noticias)
Visitas:
460
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.