Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

La mafia del fútbol sudamericano

12/12/2017 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. donar aquí.

Durante su explosivo testimonio el pasado mes de noviembre en un juzgado de Brooklyn, el empresario argentino de marketing del fútbol Alejandro Burzaco recordó una escena que puede incorporarse a la historia universal de la infamia futbolística.

Imaginémoslo así: un almuerzo de la FIFA en el lujoso restaurante del hotel Copacabana Palace en Río de Janeiro en julio de 2011. Un hombre de 80 años mantiene una crispada discusión con la delegación qatarí, todavía eufórica tras la elección del emirato árabe como país anfitrión del Mundial de 2022. El hombre, de abultada papada y pelo teñido, es Julio Grondona, vicepresidente argentino de la FIFA y máximo responsable de la Confederación de Fútbol Sudamericano, Conmebol. Se siente discriminado en el reparto de sobornos previos a la selección de Qatar. "¡A mí solo me han pagado 1, 5 millones de dólares; a Teixeira y a Rosell 75 millones!", se lamenta en una conversación con Burzaco, extrapolada del testimonio ante el juez, en el que reconoce que no puede confirmar esas cantidades.

Ricardo Teixeira, expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y yerno del gran patriarca de la FIFA Joao Havelange, era entonces el "capo" de la mafia del fútbol brasileño, acusado de múltiples delitos en la investigación del FBI. Disfruta de plena libertad en Brasil porque el país no tiene un acuerdo de extradición con EE.UU. El afán de los intrépidos jueces del caso Lava Jato puede llevar a la cárcel a Lula, pese a la ausencia de pruebas, y, sin embargo, los viejos cleptócratas del fútbol brasileño son impunes. "Hay que entender que Lava Jato va contra el Partido del Trabajo; les da lo mismo el robo en el fútbol", dice Juca Kfouri, reconocido periodista de deportes y política.

Sandro Rosell, expresidente del Barça y ahora preso en la cárcel de Soto Real en Madrid acusado de blanqueo de capitales, era el socio de Teixeira en diversas empresas cuyo negocio se basaba, según todos los indicios, en repartir sobornos. Teixeira y Grondona tenían dos de los tres votos sudamericanos en el comité ejecutivo de la FIFA de los doce necesarios para elegir a Qatar .

Esta semana, el testimonio de José Hawilla, presidente del grupo de marketing deportivo Yraffic, que colaboró con el FBI, ha corroborado gran parte del de Burzaco --que negoció una condena menor con la justicia estadounidense mediante un acuerdo de culpabilidad. Grondona --el principal beneficiario de los sobornos que Burzaco repartió por un valor de 160 millones de dólares-- no subirá al banquillo porque murió en el 2014. Pero crecen los indicios de una compra de votos global para la elección de Qatar.

Teixeira y Grondona arrinconaron al viejo paraguayo en el cuarto de baño de la sede subterránea de la FIFA en Zurich y le explicaron que el voto a Qatar era innegociable

El tercer voto sudamericano a favor de Qatar, según Burzaco, fue del paraguayo Nicolás Leoz, otra cara arrugada de la corrupta gerontocracia del fútbol latinoamericano. A cambio de dar su voto a favor de Londres 2018, Leoz había llegado a pedir que la reina británica le concediera el título de "Sir Nicolás". Para el Mundial de 2022 --quizás imaginándose galardonado con la espada del Samurai imperial-- Leoz había elegido a Japón. Teixeira y Grondona arrinconaron al viejo paraguayo en el cuarto de baño de la sede subterránea de la FIFA en Zurich y le explicaron que el voto a Qatar era innegociable. Una juez paraguaya falló el pasado miércoles en favor de extraditar a Leoz a EE.UU., aunque todavía le pueden salvar sus 89 años.

Para descifrar la compleja investigación sobre la FIFA, siempre conviene recordar que el sistema que permitió que Havelange y Joseph Blatter se perpetuaran en el poder durante 40 años es un modelo clientelar latinoamericano, basado en la compra de votos. "Es el modelo del caudillo y fue exportado al fútbol a través de Havelange", explica Rory Miller, editor del libro Football in the Americas: Fútbol, Futebol, Soccer.

Eso nunca ha quedado tan claro como en el juicio a los tres primeros patriarcas del fútbol sudamericano. Primero, José María Marín, que sustituyó a Teixeira en la presidencia de la CBF y ganó suficiente dinero como para esperar el juicio bajo arresto domiciliario en un ático de la Torre Trump. Segundo, Manuel Burga, expresidente del fútbol peruano, que durante el juicio amenezó a Burzaco con el ademán de cortarse el cuello al estilo de una película de "gángsters" de James Cagney. En tercer lugar: Juan Angel Napout, que presidía Conmebol hasta que fue detenido, junto al hondureño Alfredo Hawit, máximo responsable de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), en la histórica redada policial en el hotel Baur du Lac en Zurich en la primavera de 2015.

Solo faltaba Marco Polo Nero, de 76 años, actual presidente de la CBF y acusado de varios delitos. Pero Nero, al igual que Teixeira, anda libre para disfrutar la dolce vita de Río de Janeiro. "Si das una vuelta por los restaurantes caros, verás a Marco Polo con alguna chica jovencita", comenta un periodista de deportes brasileño.

Los viejos mafiosos suramericanos no habrían podido hacer nada sin la complicidad de las grandes multinacionales que patrocinan el fútbol, y sin las que lo televisan

Complicidad de los patrocinadores

Los viejos mafiosos suramericanos no habrían podido hacer nada sin la complicidad de las grandes multinacionales que patrocinan el fútbol, y sin las que lo televisan. No sólo empresas como Nike, Adidas, Visa o McDonalds, clientes fieles de la mafia de la FIFA. (Prueba circunstancial de culpabilidad: McDonalds acaba de retirarse del Mundial tras darse cuenta del peligro de la investigación del FBI para su imagen corporativa). También hay evidencias de una complicidad aún más directa en la corrupción: la de los grupos de comunicación.

Burcazo explicó cómo Fox Media, Televisa, Rede Globo, Media Pro y otros habían pagado decenas de millones de euros en sobornos por los derechos de transmisión de la Copa Suramericana, la Copa Libertadores y los Mundiales de 2026 y 2030 (Globo para Brasil; Televisa para el resto de América Latina). Un exempleado de la empresa argentina de marketing deportivo Full Play declaró la semana pasada cómo su empresa canalizaba millones de dólares desde los grandes grupos mutinacionales de medios a representantes de las federaciones de fútbol de Chile, Ecuador, Bolivia, Venezuela y Argentina.

En Brasil, la noticia sobre la presunta participación de Globo en la red de sobornos es una bomba. El grupo mediático, cooperador clave del golpe blando contra Dilma Rousseff por su monopolio de la televisión, lo ha desmentido, y es poco probable que los jueces, tan centrados en el caso Lava Jato, actúen. Hawilla, exempleado de Globo, aún no ha implicado a sus exjefes.

Sin embargo, algo ya está claro. En un mundo del crimen organizado no solo se puede culpar al sobornado, también al sobornador. Y, tras centrarse en el mundo turbio de la vieja cleptocracia del fútbol latinoamericano, la investigación empieza ya a apuntar más alto: hacia las sedes de las empresas más poderosas del mundo.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
2297
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.