Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

La fiesta irreductible

09/05/2018 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad... convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Voy a Madrid a ver el espectáculo La Fiesta de Israel Galván, Pedro G. Romero y el Niño de Elche (y más gente) en los Teatros del Canal.

En el autobús, detrás, una chica gitana y guapa dice por teléfono: "Esta noche voy a hacer la soleá de La Serneta", y otra chica y chico joven que se acaban de conocer hablan de esas cosas que tiene Madrid y no tiene su pueblo.

Parada en Almuradiel, los camiones, el frío, las pulgas de jamón, los bocadillos, las tortillas de patatas, los llaveros de la tienda de recuerdos. "No te irás de esta villa sin probar una rosquilla".

Ya estoy en el teatro, faltan veinte minutos, me voy al servicio. A mi lado orina un tío alto, y mientras lo hace chatea por el móvil. Si la conversación o la meada duran diez segundos más se mea en su teléfono.

Aquello empezó y la fiesta resultó ser una ristra de latigazos de noventa minutos, una ocupación echando abajo las puertas a patadas. No hubo convención, instrucción de orden que no fuera minuciosa y agresivamente vapuleada. Todo fue una radical defensa de las incoherencias de la vida, de su irreductibilidad, un acto de rebeldía contra cualquier forma de dictado, una bacanal de vitalismo no carente de oscuros, la apología de una vida que no admite juicios. En esta propuesta el humor se desata con particular virulencia, algo que Galván venía apuntando cada vez más, particularmente en Flacomen, y se ha convertido tanto en un modo de conocimiento como en un arma de destrucción masiva. De la mano del humor, la imprevisibilidad y el inconformismo se fraguó una propuesta colectiva extraña que aún no sabemos qué terminará siendo.

La Fiesta fue la soleá de La Serneta, las rosquillas de Almuradiel, una pulga de jamón, una meada en un móvil.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2157 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
944
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.