Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Jubilados indios rompen con la tradición de vivir con su familia

04/04/2015 09:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Cuando Usha Mantri se instaló hace nueve años en una aldea para jubilados, era una pionera. Sin embargo, cada vez son más numerosos los indios que evitan la convivencia de varias generaciones bajo un mismo techo.

A esta mujer, que hoy tiene 69 años, no le costó mucho tomar la decisión de instalarse en la residencia situada en las montañas del oeste de India, a dos horas de coche de Bombay, donde está instalado su hijo. El complejo dispone de un templo hindú y propone masajes ayurvédicos, según la medicina tradicional india.

"Pienso de una forma muy diferente", dice esta mujer en la vivienda que ocupa en el Dignity Lifestyle Retirement Township, una de las primeras aldeas para jubilados de India. "Quiero que mi hijo disponga de una libertad total, que también reivindico para mí", agrega.

Usha Mantri fue la primera ocupante de esta residencia, que parece un modesto complejo vacacional. Hoy tiene más de 60 vecinos.

La construcción de aldeas de jubilados se desarrolla rápidamente en India. En 2013 había 30 terminadas y otras tantas en proyecto, según cifras del grupo inmobiliario Jones Lang LaSalle India (JLL).

image

La mayoría de los ancianos de India todavía prefieren vivir con su familia, pero el desarrollo y la modernización del país, la movilidad de los hijos y el aumento de la esperanza de vida impulsan otras opciones.

"Lentamente la mentalidad está cambiando", dice Hemlata Parekh, una profesora jubilada, vecina de Usha Mantri. Hemlata Parekh, 82 años, que no tiene hijos pero sí hermanos y hermanas viviendo en Bombay, cree que las tareas domésticas se han vuelto demasiado pesadas y que moverse por la ciudad es difícil.

Dignity tiene la ventaja de ofrecer un comedor, una seguridad permanente y un médico. La residencia organiza salidas para ir de compras y paseos campestres para los más activos. "Es una residencia para una jubilación sin complicaciones", dice Parekh.

- Promotores y hospitales -

Este modelo para jubilados tiene mucho futuro debido al espectacular crecimiento del número de jubilados y al aumento del poder adquisitivo.

image

Hoy más de 100 millones de indios superan los 60 años de edad y en 2050 serán más de 300 millones, o sea el 20% de la población, según la asociación HelpAge India.

Manish Kumar, experto de JLL, evalúa en 312.000 viviendas la demanda anual para esas residencias. Sin embargo, según él, por el momento solo hay entre 10.000 y 15.000 proyectadas.

Los residentes pueden comprar una vivienda en una de estas aldeas o, como en Dignity, depositar una suma de dinero que se rembolsa en un 75% en caso de fallecimiento o de mudanza. Además del depósito, que equivale a unos 55.000 dólares, los residentes pagan unos 162 dólares mensuales de alquiler y una pequeña cantidad por cada comida.

Las residencias en proyecto se sitúan sobre todo en el oeste y en el sur de India, donde el nivel de educación es más elevado y la emigración de los jóvenes más frecuente, dice Kumar.

- La clase media como objetivo -

Una de las residencia, Antara Senior Living, cerca del Himalaya, apunta a una clientela adinerada, pero la mayoría de proyectos tienen como objetivo la clase media y superior.

"Si un hombre rico envía a su padre a una residencia de ancianos se le mirará con desprecio", explica Gopal Srinivasan, administrador de Dignity. "Los muy ricos se quedan a sus padres en casa y contratan a una enfermera para que los cuide las 24 horas del día y a un médico para que les visite a diario", dice.

En la parte más baja de la escala social, figuran los que no pueden permitirse semejante dispendio, es decir la gran mayoría de los ancianos de India que terminan su vida activa sin poder gozar de una pensión. Un 90% de los trabajadores, por diversas razones, se encuentran en esa situación, dice Prakash Borgaonkar, director de HelpAge India en Bombay.

El Gobierno solo otorga un subsidio a la gente que vive por debajo de la línea de la pobreza, una minoría, y además obtenerlo es muy difícil, agrega. Las residencias públicas para jubilados están en un estado desastroso y el maltrato de los ancianos por partes de sus hijos aumenta, señala.

"La sociedad cambia rápidamente y como la organización familiar conjunta estalla, los más ancianos viven aislados y abandonados", lamenta Prakash Borgaonkar.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3654
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.