Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Santiago Grajales Oquendo escriba una noticia?

Haciendo calificaciones

01/08/2012 01:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este fragmento entraremos en un concepto de opinion en donde se deja en descubierto los grandes saltos de los mediocres maestros!

Es una metáfora decir hoy que hay excelentes profesionales, los mismos que un

sentido humorístico ruegan por devolver el tiempo y así salir de los problemas

causados por su ignorancia. Pero es muy cierto que las áreas del conocimiento

abarcan en su totalidad la esencia del hombre; siendo conscientes que son

orientadas por personas que se llaman docentes, algunos con la chispa de la

oratoria y otros con la desgracia de no hacerse entender. No es cuestión de

pereza únicamente, sino también por la expresión e idiosincrasia errada de

algunos docentes que no saben enseñar; no somos plastilina, no somos juguetes,

no somos agua y no somos biberones para alimentar una neurona que no alcanza

a entender las magnitudes del conocimiento.

Como alumno de universidad tengo capacidades cognitivas y didácticas con las

cuales he aflojado la pereza y la irritante sensación de no entender; el educador

por ejemplo con su manejo estructural y didáctico descompone en fracciones

parciales el área del conocimiento que debemos aprender; pero siempre termina

en conflicto el desarrollo de las clases. Estar en una universidad es cosa de locos,

donde no se interpreta por completo las intenciones propositivas del docente “ese

es el bing bang del presente”.

Con todo lo anterior podemos empezar con esta crítica directa y civilizada, con la

cual podré interponer experiencias vividas y las que con toda seguridad seguiré

viviendo. ser humano tiene las suficientes partículas de vinagre en algunas de sus neuronas

para tener el cinismo de excusar su falta de aprendizaje y responsabilidad. No

es solo culpa del docente sino también culpa del alumno porque las maravillas

tecnológicas, didácticas manejar. Educar no es fácil, tratar con jóvenes tampoco lo es, debido a que en la

niñez el cerebelo parte importante de adquisición de conocimientos no fue puesta

en práctica.

La inteligencia es un don adquisitivo y delictivo, es por esto que todo

que nos ofrece el siglo 21 son diversas y fáciles de

"ser humano tiene las suficientes partículas de vinagre en algunas de sus neuronas para tener el cinismo de excusar su falta de aprendizaje y responsabilidad"

Cuando leí el escrito de Kurt Wiesenfeld, tuve en cuenta varios factores que

pudieron entumecer las relaciones docente a alumno, pudo ser la falta de rigidez,

la mala interpretación de amistad o pudo ocasionarlo la idiosincrasia del mismo

docente. No tengo el conocimiento absoluto del por qué los docentes son más

ingenuos que los alumnos en varios ambientes formados por los mismos, por

eso si yo tuviera la oportunidad de expresar mi desagrado hacia un área del

conocimiento lo haría de la misma manera que lo hace un alumno pidiendo una

alta calificación para mostrarlo en un título sin precedentes profesionales, igual el

70% de los profesionales solo aprenden lo de su agrado.

No crítico al alumno que pide ayuda para sumarle a su título un valor numérico

que dentro de poco valdrá menos de lo que pensaba, para lo cual es bueno tomar

de ejemplo a algunos taxistas con índoles de infames que creyeron que el papel

sustraería los tan buenos deseos del docente de ver a un pupilo desarrollarse

como ser y no como un obrero más. Es apropiado mencionar este punto de vista

ya que deseo que este texto tenga miradas futuras y comprensibles y no miradas

pasadas transcritas de un una publicación.

Es de fariseos rogar por una nota alta, es desagradable, antihigiénico, de

puercos y de idiotas. Los idealistas como yo no pensamos en el pasado ni en el

presente, más bien vemos un futuro que solo corresponde al sentido verdadero

de una carrera, formada por una humanidad, una lógica y una lengua que nos

hará verdaderos sabios. Saber es pretender alcanzar metas, las mismas de las

que dependerán seres vivos, por eso para los que lean esta crítica les ruego

encarecidamente que no tiren la toalla, no se dejen pisotear por las influencias

amargas y los manuscritos delictivos del inconsciente, manejemos nuestro cuerpo

y tratemos de ser buenos profesionales desde un principio hasta el fin de nuestra

"El 70% de los profesionales solo aprenden lo de su agrado"

existencia.

“VIVIR IGNORANDO ES IGUAL A CAER SIN PENSARLO”.


Sobre esta noticia

Autor:
Santiago Grajales Oquendo (2 noticias)
Visitas:
1639
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.