Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

¿Qué es el festival de Woodstock y por qué se considera tan importante?

31/07/2019 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

PILAR SANZ

image

El festival de Woodstock ha vuelto a generar noticias en 2019, año en el que se cumple el 50.º aniversario de su nacimiento, pero no precisamente buenas: los organizadores confirmaron esta semana la cancelación de la edición con la que iban a conmemorar esa fecha redonda en el mes de agosto.

El anuncio ha llegado solo 15 días antes de que se inaugurara el festival, que iba a celebrarse del 16 al 18 de agosto, tras meses de percances y después de que varios de los artistas confirmados se retiraran del cartel por un cambio de emplazamiento de última hora.

El primer Woodstock, que tuvo lugar del 15 al 18 de agosto de 1969, también tuvo que sortear algunos problemas de organización para poder celebrarse. Tal vez el mayor de ellos fue que los vecinos del pueblo que le da nombre obligaron a mover el evento a casi 70 kilómetros de allí. Por fortuna, aquel año los promotores sí consiguieron trasladarlo a una ubicación adecuada, en los terrenos de una granja.

A pesar de los impedimentos, Woodstock '69 fue un éxito y está considerado el primer macrofestival de música del mundo, pero su valor no es solo musical sino que va más allá. El encuentro congregó a medio millón de personas (400.000 según las cifras oficiales, aunque muchos se colaron o vivieron el ambiente en los alrededores) y supuso la consolidación de la contracultura como un fenómeno de masas.

El triunfo de la contracultura

Con tal embergadura, los hippies pasaron de ser un colectivo al margen para marcar la evolución de la cultura popular de los 70, en la que el fin del reinado de The Beatles (que se disolvieron en 1970, después de grabar Let It Be) dio paso a la coronación definitiva del rock y la psicodelia.

Por 18 dólares, los asistentes (cuyo número dobló las previsiones, a pesar de que miles de ellos no consiguieron llegar hasta el recinto) pudieron disfrutar de tres días de música, con un cartel irrepetible que reunió a las mejores bandas del momento.

El ambiente estuvo marcado por la oposición a la guerra de Vietnam, el consumo de estupefacientes y la lluvia. El barro y la masificación hicieron que las condiciones sanitarias no fueran las mejores, pero eso no importó demasiado a un público entregado a la comunión musical.

En el apartado de grandes ausencias figuran artistas que rechazaron actuar como: Bob Dylan, The Beatles (su último concierto había sido tres años antes), The Doors, Led Zeppelin, The Byrds, Joni Mitchell o King Crimson.

Sí estuvieron, entre muchos otros, Joan Baez (embarazada), The Who, Jefferson Airplane, Santana, Grateful Dead, la Creedence, Crosby, Stills, Nash & Young, Joe Cocker y Janis Joplin y Jimi Hendrix (ambos morirían al año siguiente).

Dos películas para revivir el espíritu de Woodstock

Durante el festival tuvo lugar la grabación de un documental que sería un éxito, consiguiendo incluso un premio Óscar. Dirigido por Michael Wadleigh y editado por Martin Scorsese y Thelma Schoonmaker, Woodstock: 3 Days of Peace & Music (Woodstock: 3 días de paz y música) ha quedado para la posteridad como testimonio de lo que allí sucedió. En el filme se recogen muchos de los grandes conciertos que tuvieron lugar en el festival, así como imágenes del público asistente.

En 2009, el director Ang Lee retomó el festival de 1969 en su película Taking Woodstock, rodada desde la figura de Elliot Tiber. En ella, Lee adaptó las memorias que Tiber escribió sobre Woodstock '69, al que contribuyó de manera esencial pues facilitó que los dueños de la granja cedieran sus terrenos para reubicarlo y no tener que cancelar su celebración.

Uno de sus organizadores, Michael Lang, ha definido recientemente el festival como "una inmensa comunidad basada en la paz, el amor y la música", una idea que reitera el fotógrafo Baron Wolman, que asistió como público: "En cualquier concierto hoy en día hay siempre algún momento tenso y difícil, pero Woodstock fue amor, paz y música, tal como imaginábamos en nuestros mejores sueños".

Hubo más ediciones de Woodstock, pero ninguna como la primera. Su repercusión es tal que el cofundador Michael Lang no ha sido capaz de repetir la hazaña para festejar los 50 años de su celebración. Hay cosas que solo puedes suceder una vez en la vida... y Woodstock '69 fue una de ellas.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (42041 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
712
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.