Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Estados Unidos de Norteamérica controla Corporaciones farmacéuticas en el mundo global

19
- +
16/10/2019 20:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Busca tener el control del Amazonas con entradas por Venezuela, Brasil y el Ecuador, necesita la coca del país plurinacional, Bolivia

Aventis

Es preciso tener en cuenta el conjunto de factores que influyen en el gasto en salud y los desafíos sistémicos que limitan el acceso a medicamentos seguros, eficaces y de alta calidad en todo el mundo. En la actualidad es de sobra conocido que la industria biofarmacéutica ha hecho un gran avance a la hora de abordar las necesidades de salud pública y el costo de los medicamentos.  Uno de los numerosos ejemplos es el uso de precios escalonados para los tratamientos del VIH/SIDA y la malaria, y las vacunas y, más recientemente, para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente.

Prácticamente todo el avance terapéutico que se ha logrado proviene de los laboratorios del sector privado, si bien actualmente están surgiendo muchas más asociaciones público-privadas y existe una mayor predisposición hacia la colaboración y la innovación de código abierto.

Existe la fuerte convicción de que tenemos que abordar juntos los problemas de salud, especialmente en lo que respecta a las enfermedades tropicales desatendidas.  La industria farmacéutica, junto con la Fundación Gates, las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha hecho un gran avance en cuanto al cumplimiento de los objetivos establecidos en la Declaración de Londres sobre las Enfermedades Tropicales Desatendidas de 2012.  En esa Declaración, las compañías farmacéuticas, los donantes, los países en que esas enfermedades son endémicas y los grupos de la sociedad civil se comprometieron a trabajar para controlar, eliminar o erradicar para el año 2020 diez enfermedades tropicales desatendidas.  La labor realizada en el marco de la Operación Medicamentos Antipalúdicos y la alianza GAVI para las vacunas son dos importantes ejemplos de avances en materia de investigación y acceso.  No obstante, resulta evidente que todavía hay un gran margen de actuación.

La desvinculación que pide el Grupo de Alto Nivel de las Naciones Unidas es un callejón sin salida.  Las empresas deberían ser remuneradas por el valor terapéutico que tienen sus fármacos para la sociedad y los pacientes, y no por el costo de la investigación y el desarrollo o la fabricación.  Deben remunerarse los resultados en lugar de los aportes.  En mi opinión, el debate sobre la desvinculación está demasiado centrado en la propiedad intelectual y no aborda las múltiples y complejas cuestiones que impiden que muchas personas tengan acceso a los medicamentos que necesitan.

Es evidente que cualquier avance hacia los ODS requerirá la colaboración y la acción conjunta de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado.  En cuanto a las enfermedades no transmisibles, la mayoría de los medicamentos esenciales para tratar las enfermedades cardiovasculares ya no están protegidos por patente, pero los pacientes siguen sin tener acceso a ellos.  Eso indica claramente que las patentes no son un obstáculo para el acceso.  Si queremos mejorar el acceso, necesitamos sistemas de salud más sólidos y un mayor número de profesionales de la salud, y tenemos que empoderar a las mujeres en la atención de salud y abordar los factores relacionados con un estilo de vida poco saludable.  Debemos velar por que los tratamientos para enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer lleguen a los pacientes.  Las coaliciones entre actores del ámbito de los servicios de salud son sumamente importantes. 

Es evidente que los gobiernos y las empresas deben mostrar el valor del dinero invertido, pero las empresas farmacéuticas también deben ser capaces de defender el valor de los productos que aportan al mercado.  El error en el debate sobre la transparencia es que se tiende a considerar los costos de los fármacos que llegan al mercado y a pasar por alto los recursos invertidos en los que no llegan.  Las propuestas de precios con arreglo al costo más un incremento son una receta para la contabilidad creativa, pero no para obtener buenos resultados.  Las empresas deberían ser remuneradas por los resultados (valor) y no por los aportes (costos).  Los logros de la innovación deben ser recompensados porque benefician a los pacientes y a la sociedad.  Este enfoque, que recompensa la verdadera innovación, ha permitido afrontar con eficacia el debate sobre los medicamentos “yo también”.  Hoy en día, la atención se centra en una innovación sustancial, a menudo transformadora, y en fármacos “de seguimiento” que añaden valor porque aportan una alternativa útil o mejores opciones terapéuticas e introducen la competencia en los precios.  El hecho de recompensar la verdadera innovación ha permitido que la investigación biofarmacéutica se centre en áreas de gran necesidad médica, en que el mercado recompensa las innovaciones.

Hay medidas que los países pueden tomar inmediatamente.  Hace diez años, el acceso a los medicamentos era un problema exclusivo de los países en desarrollo, pero ya no es así.  Hoy en día, muchos países de altos ingresos no se pueden permitir los medicamentos que necesitan e incluso están racionando algunos de los medicamentos de la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud.  Es evidente que hay que hacer algo.  Podemos extraer lecciones de la forma en que los países abordaron los retos que planteaban los precios de los medicamentos contra el VIH, por ejemplo, haciendo uso de las flexibilidades del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para comprar medicamentos genéricos de menor costo.

Nadie, sabe sobre el futuro del Ecuador, Pompeo hará la primera visita a esa región para planificar lo del nuevo tratado con el FMI

El argumento de que es de interés público mantener en secreto el precio de los medicamentos no tiene sentido.  Los precios secretos nunca son una buena idea.  Vimos con los medicamentos antirretrovirales que, tan pronto como los precios se hicieron públicos y la gente pudo encontrarlos más fácilmente, la dinámica del mercado cambió completamente.  Otro motivo de preocupación es el hecho de que los gobiernos a menudo no pueden hacer público el resultado de las negociaciones celebradas con las empresas farmacéuticas sobre el precio de los medicamentos.  Esta falta de transparencia va en contra de los principios básicos de la democracia y no es aceptable.  Las negociaciones secretas sobre los precios otorgan un enorme poder a la industria farmacéutica e impiden que los países comparen el resultado de esas negociaciones.  No creo que esto sea así por interés público. 

Antes de gastar recursos públicos adicionales en medicamentos de alto precio, sería una buena política pública pedir a las empresas que abran sus libros y demuestren por qué su patente de 20 años no es suficiente.  Sin embargo, hoy en día, esas decisiones se toman a partir de suposiciones, no de datos reales.

Prevenir el desarrollo o el agravamiento del dolor es una de las formas más eficaces de tratar el dolor relacionado con el cáncer. Al usar medicamentos para tratar el dolor, los pacientes habitualmente los reciben en horarios regulares y programados. Tomar o recibir medicamentos con regularidad es importante porque ayuda a mantener un nivel constante de medicamento en el cuerpo. Es la manera más eficaz de aliviar el dolor. En consecuencia, los médicos también usan dosis de "rescate" o adicionales para ayudar a controlar el dolor irruptivo si se produce. El médico analizará la cantidad de medicamento usado para el dolor irruptivo en cada visita y ajustará la dosis habitual, de ser necesario.

Se encuentran disponibles muchos medicamentos diferentes para aliviar el dolor, que se denominan analgésicos. De acuerdo con el fármaco y la afección del paciente, los médicos los administran de distintas formas. A pesar de los incrementos, puede afirmarse que su impacto ha sido mínimo en los problemas de suministro gracias a la adopción de medidas como comercializaciones, fabricaciones excepcionales o autorizaciones de distribución de medicamentos. Además, si bien el número de notificaciones es realmente elevado, esto no significa que todas estas notificaciones deriven en un problema de suministro del medicamento ni mucho menos en un problema asistencial, que solo se da en unpequeño porcentaje de los casos», ha dicho el organismo

En relación al análisis por grupo terapéutico, los organismos han informado de un mayor incremento en los medicamentos del sistema nervioso y una disminución de losdelsistema cardiovascular. Además, ha destacado la «elevada» proporción de problemas de suministro, de impacto menor o nulo, de medicamentos antineoplásicos y antiinfecciosos, productos ya maduros y con un amplio recorrido en el mercado, que, en muchos casos, están instaurados como tratamiento único desde hace muchos años. El mercado farmacéutico está dominado por grandes empresas de los países industrializados, a pesar de los avances de algunas naciones en desarrollo y acapara una gran parte del mercado mundial gracias al control de la innovación y el desarrollo. El sector farmacéutico se encuentra en continuo crecimiento y se caracteriza por una competencia oligopólica en la que 25 empresas controlan cerca del 50% del mercado mundial. La capacidad competitiva se basa en la investigación y desarrollo .Ninguno de los países en desarrollo cuenta con industria farmacéutica propia, y con excepción quizás de Brasil y de la India, han logrado una auténtica emancipación en este aspecto. Aunque algunos países desarrollados que han sido capaces de crear laboratorios nacionales dependen mayoritariamente de los proveedores de materias primas químicas y, por consiguiente, de las industrias químico-farmacéuticas que pertenecen también a estas. Un reducido grupo de países (Estados Unidos, Unión Europea y Japón) dominan la casi totalidad de la producción, investigación y comercialización de los fármacos en el mundo.

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1183 noticias)
Visitas:
70
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.