Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

El pensamiento utilitario

09/10/2016 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde la ilustración francesa hasta nuestros días, las sociedades occidentales han ido perdiendo sus "valores" de forma paulatina, hasta llegar a la miseria cultural del utilitarismo, vulgar y degradante

El capitalismo ha ido fagocitando de forma progresiva cualquier tipo de valor ideológico, social y cultural, que pudiera ofrecer resistencia a sus ansias por mercantilizarlo todo, convirtiéndolo en una mercancía de consumo masivo.

Vivimos en una sociedad en la que los individuos caminan con su mirada fija en la pantalla de su dispositivo móvil ajenos a la realidad que les rodea, creyendo que la realidad es la que aparece en la pantalla que observa.

Es una sociedad en la que las personas se han convertido en mercancías, que se compran en un mercado laboral a la baja, como se compra el sexo, en una sociedad en la que la lealtad y el compromiso son objeto de vergüenza frente al orgullo de los verdaderos valores, donde prima la mediocridad frente a la brillantez y la genialidad.

Hemos llegado a tal grado de estupidez y contradicción, que los individuos se creen "singulares"  a la vez que consumen determinadas bebidas de moda, compran ropas de marcas afamadas, conducen vehículos de tal o cual modelo, hacen turismo en lugares de moda y leen todos los mismos "Best Sellers", como papanatas consumistas, llegando a poner en el mismo plano a Paulo Coelho y a Schopenhauer.

Así el ser singular, se reduce a la capacidad de comprar cuanta más cantidad de marcas y modelos de moda sea posible, haciendo crecer los mercados en una nueva forma de esclavismo voluntario, que lleva a la sumisión al capitalismo.

Esto ha llevado a que se consuma más de lo que se produce, produciendo un peligroso déficit ecológico, que genera más basura de la que somos capaces de reciclar.

Si lo trasladamos a los niveles de bienestar social y cultural, el fenómeno es similar, ya que el individualismo, la masificación de la vulgaridad y el "simplismo", crece exponencialmente frente a la capacidad cultural y relacionamiento social, dando paso al ensimismamiento y el aislamiento social y cultural.

Las nuevas tecnología y las redes sociales, han creado un espejismo, en el que los individuos creen verse más relacionados y más cultos, cuando realmente están más aislados y embrutecidos por las informaciones mediatizadas y manipuladas de las redes sociales.

Los mercados y las religiones no resuelven el problema del vacío social del hombre

Parapetados detrás de las redes sociales, sus relaciones se limitan a escribir o enviar imágenes y dibujos que pretenden trasladar un estado emocional, que no siempre se corresponde con la realidad, aceptando o bloqueando a los miembros de sus redes, construye un mundo falso en el que se sienten cómodos, frente al riesgo de las relaciones personales del cuerpo a cuerpo.

Todo esto produce dos consecuencias básicas transcendentales, que van a beneficiar a los mercados: Por un lado genera una gran masa de individualismo convencido de su "singularidad" y por otro crea en él una sensación de insatisfacción permanente en busca de lo desconocido a la espera de satisfacerlo con las novedades que ofrece el mercado.

Como consecuencia de todo lo anterior, la mujer y el hombre no alcanza a satisfacer su realización "espiritual" en una sociedad en la que los valores no son absolutos, nada es bueno o malo, todo vale, creando una conciencia colectiva de tolerancia cómplice que lleva a la indiferencia.

La ausencia de referentes morales y culturales "fuertes", la falta de "valores humanos" que esto implica, conducen a la insatisfacción permanente, el caos y la zozobra, sometiendo a los individuos a la voluntad de los mercados.

Ante esta visión catastrófica, hay que recordar que la historia de la humanidad está marcada por  los ciclos, en los cuales tras el caos aparece un nuevo ciclo de resurgimiento cultural que hace despertar a la humanidad de sus pesadillas.

Al oscuro medievo  sucedió la edad moderna y al postmodernismo sucederá indudablemente otra nueva etapa de la humanidad.

Mientras tanto, en el actual caos, están naciendo las nuevas generaciones que harán posible ese cambio.

Piensen pues, por ejemplo, que el 15M y sus consecuencias, forman parte de ese "embarazo"  que dura años hasta producirse el parto que alumbrará una nueva época de la humanidad.

 

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1270 noticias)
Visitas:
5336
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.