Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Hacia dónde se dirige Brasil ahora?

7
- +
08/11/2018 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[Nota del editor: esta es una versión en español de una entrevista en alemán publicada por el Ludwig von Mises Institute Deutschland. El entrevistador es Andreas Marquart, director ejecutivo del instituto. Antony Mueller es profesor de economía en Brasil, por lo que hemos reproducido la entrevista aquí para brindar a los lectores otra perspectiva local sobre la reciente elección.]

Marquart: En los medios de comunicación, Bolsonaro se compara con Trump. ¿Estamos tratando con el mismo fenómeno? ¿Es Bolsonaro también alguien a quien el "establecimiento" le teme porque quiere ir tras el "estado profundo"?

Mueller: Sí, puedes comparar a Jair Bolsonaro con Donald Trump. Trump también fue uno de los primeros en felicitar a Bolsonaro por su victoria electoral y darle la bienvenida como un socio confiable de los EE. UU. Al igual que Trump, Bolsonaro no se preocupó mucho por las reglas convencionales durante la campaña electoral. Sin embargo, aquí los paralelos probablemente terminen. Bolsonaro tiene una trayectoria profesional diferente. Bolsonaro, a diferencia de Donald Trump, ha estado políticamente activo desde 1990 y antes de estar en el ejército. Después de eso había sido elegido varias veces como representante en el congreso brasileño. Allí desempeñó su papel de forastero y ganó notoriedad principalmente por sus conversaciones poco convencionales y por su idiosincrásica votación.

Cuando Bolsonaro anunció su candidatura a la presidencia, sus competidores y los autoproclamados expertos políticos en los medios acordaron que nunca tendría éxito. Hasta el día de hoy, el eslogan "Ele não" ("Él no lo hará") es usado por sus oponentes. Sus argumentos parecían ser sólidos. Bolsonaro parecía no estar calificado debido a sus declaraciones problemáticas que no encajaban en el esquema de la corrección política. Tenía poco dinero para dirigir una campaña, y con su Partido Social Liberal (PSL), tenía una base política partidista limitada, especialmente en comparación con el poderoso Partido de los Trabajadores (PT). Las encuestas también le dieron a Bolsonaro apenas una oportunidad.

A diferencia de los Estados Unidos, Brasil no tiene un gran "estado profundo". En Brasil, son más los privilegios tradicionales de los que goza el poder judicial y la administración pública lo que la convierte en una casta separada. La lengua vernácula en Brasil llama a los mejores miembros de este grupo apropiadamente maharajahs. Sin embargo, si Bolsonaro se atreverá a desafiar a este grupo, es cuestionable.

Marquart: Bolsonaro dice que no le importa mucho la economía... su Ministro designado de Asuntos Económicos, Paulo Guedes, es considerado un seguidor de la Escuela de Chicago. ¿Qué se puede esperar aquí?

Mueller: Sí, Bolsonaro no pretende entender mucho sobre economía. Eso es lo que defiende Paulo Guedes. Creo que Jair Bolsonaro se concentrará en el juego político y le dará una mano gratuita a su experto para manejar la economía. Paulo Guedes explicará qué es una economía de libre mercado, cuán fatal es el gasto gubernamental y qué tan diabólica es la inflación. Tiene influencia en los mercados financieros. Encuentra menos resonancia en la industria cuyos líderes aún tienen un sesgo proteccionista e intervencionista. Finalmente, hay mucho que hacer para iluminar al público sobre asuntos económicos. Durante décadas, las escuelas, las universidades y los medios de comunicación han predicado el estatismo. Guedes es un liberal económico según la tradición de Milton Friedman, mientras que Bolsonaro y sus hijos políticos activos han expresado cierta simpatía por la escuela austriaca.

Marquart: La prensa describe a Bolsonaro como "ultra derecha", como una figura divisiva. ¿Es esta noticia falsa?

Mueller: La plantilla "derecha-izquierda" ya no encaja. Esta visión primitiva se repite en los medios de comunicación y es utilizada principalmente por la izquierda radical como una herramienta de polémica. Los medios de comunicación mundiales se han confundido con Bolsonaro, ya que estaba mal con Donald Trump. Al partido de Bolsonaro se le llama "social liberal". Aquí hay partidos, como la "NOVO", que establece acentos libertarios mucho más claros. En lugar de "social liberal" o "correcto", uno debería llamar a Jair Bolsonaro, en la medida en que tales etiquetas tienen algún sentido, "conservador-liberal". Esto se entiende mejor cuando marca su posición en oposición al Partido de los Trabajadores (PT). El PT tiene una posición económicamente socialista y socialmente marxista cultural. Esta orientación ha despertado una aversión creciente contra este movimiento. El escándalo de corrupción, que llevó a la cárcel al líder y ex presidente del partido, Lula da Silva, se sumó al rechazo de este partido.

Bolsonaro representa valores conservadores cristianos y una economía de libre mercado para enfrentar a la izquierda. Por lo tanto, él fue el único que se distinguió claramente de los muchos otros partidos socialistas y semi-socialistas en Brasil y se definió como una clara antípoda para el Partido de los Trabajadores. El candidato presidencial y el candidato a la oficina de la vicepresidencia de este movimiento encajaron bien con la imagen que Bolsonaro evocó para caracterizar el mal de sus oponentes. En su perspectiva, el PT bajo el antiguo liderazgo de Lula era corrupto y estaba obsesionado con el dinero y ha destruido la economía y el PT actual con los candidatos Fernando Haddad y la comunista Manuela d'Ávila en la cima son moralmente destructivos. Bolsonaro identificó al PT como el partido marxista cultural que inculcó la homosexualidad, la promiscuidad y los valores anticristianos en los niños de la escuela y promovió el marxismo en las universidades. Por los medios de comunicación, esto se interpretó como una división del país y el fomento de la polarización, mientras que en realidad simplemente representaba una clara contraposición a la tendencia ideológica dominante. Por supuesto, Bolsonaro ha sido correcto con su identificación del movimiento socialista brasileño. Este PT tiene poco que ver con los trabajadores, pero es el partido de los intelectuales de izquierda que estaban a punto de tomar el control del país. Es este grupo el que ahora anuncia la resistencia contra el nuevo presidente electo y quiere paralizar al país con protestas y otras formas de obstrucción.

Marquart: Además de la corrupción, el crimen es el otro gran problema. En Brasil, más de 63.000 personas fueron asesinadas el año pasado. Bolsonaro quiere liberalizar las leyes de armas. ¿Cuál es tu opinión sobre el crimen?

Mueller: El crimen es un problema serio en este país. Sin embargo, hay que recordar que la violencia se concentra en los barrios pobres de las grandes ciudades. Las capas más ricas de la sociedad generalmente viven en comunidades protegidas y en edificios con guardias de seguridad privados. En Brasil, hay dos mundos separados en casi todas las ciudades. Hubo un referéndum sobre la ley de armas y la mayoría estaba a favor de la liberalización. Bolsonaro solo implementaría este plebiscito. También debe tenerse en cuenta que el alto número actual de homicidios ocurre bajo la presente ley de armas restrictiva. Es difícil imaginar que una ley más libre sobre las armas aumentaría los delitos violentos.

Marquart: ¿Cuál es el estado de ánimo entre las personas en su opinión y qué pasos deben esperarse ahora de Bolsonaro?

Mueller: Los perdedores habían anunciado manifestaciones masivas de protesta y una "resistencia" general contra el ganador en la noche de las elecciones. Sin embargo, en lugar de resistencia, ha surgido un amplio apoyo popular para el presidente electo. Bolsonaro está en camino de formar un equipo superior para su gobierno. Como ministro de Justicia, probablemente tendrá al juez que puso a la ex presidenta Lula da Silva tras las rejas. Bolsonaro ha encontrado candidatos competentes para la tecnología y la educación. A diferencia de los gobiernos anteriores, la política exterior y la integración económica sudamericana no serán una prioridad. El ministro designado para asuntos económicos, Paulo Guedes, declaró, en la mejor tradición liberal clásica, que "salvaremos a la industria brasileña de los industriales" cuando una delegación de la asociación de la industria solicitó el mantenimiento de los subsidios y el proteccionismo.

Marquart: Finalmente, una pregunta sobre el desarrollo de la escena libertaria en Brasil. ¿Qué puedes decirnos aquí?

Mueller: Algunos de mis amigos y conocidos libertarios han sido elegidos para el congreso. El partido claramente orientado a la libertad libertaria, NOVO, incluso ganó un cargo de gobernador en el importante estado de Minas Gerais. Los libertarios se distinguían claramente como una alternativa a la política tradicional. Sobre todo, fueron muy jóvenes los elegidos bajo el estandarte libertario. Eso da una razón para la esperanza. También me atrevo a predecir que, a diferencia de los Estados Unidos, puede surgir un consenso en Brasil que superará la polarización que se ha desatado durante la campaña electoral. Ese es un requisito previo para un enfoque constructivo de los enormes desafíos sociales y económicos del país que el nuevo gobierno debe enfrentar ahora.

Marquart: Muchas gracias, profesor Mueller.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1044 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
117
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.