Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Desvanecerse en la niebla, tamborileo sobre el tejado

18
- +
04/02/2018 18:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nadie, es nadie, para cambiar nuestro destino y seguiré en él,

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción/2:27

 

En oportunidades, uno debe alzar su espada y luchar fuertemente contra el enemigo y sujetarse bien contra la silla. Dejar atrás los pavores y que el brillo de la espada resplandezca para que luz de la luna alce vuelo como el Cóndor.

Creo en Dios, mi Jehová, quién va delante de mí, pero los ataques del adversario son muy fuertes y, el golpe de la espada debe chocar contra la inmundicia de los demonios y esperar por el resultado de la batalla. Pero, debemos cubrirnos el rostro y orar de una manera ferviente, hasta que la sangre cubra todo nuestro rostro.

Nadie, es nadie, para cambiar nuestro destino y seguiré en él, como un lenguaje al mundo. Sobre todo, cuando nos encontramos en tierra de extranjeros. Es necesario no claudicar nunca, cualquier cosa, nos puede distraer del objetivo común y siempre, debemos señalar al norte, jamás a los otros puntos cardinales.

Quizás, lo mejor para todo esto, es cubrir mi rostro con un velo azul, pero, que mis ojos, no transmitan el espanto de los seres que recorren el camino bajo las sombras.

Entonces, necesito, la luz que viene en forma de un disco dorado desde el Tercer Cielo y se apodera de nuestra alma para transmitirnos u mensaje de luz. Hay cosas que nos llenan de gran preocupación y, los hombres que habitamos el desierto, debemos transformarnos en el viento. Y no moriremos.

En el Cerro Azul he tenido inconvenientes con las cocinas, se daña una eléctrica y le sigue la otra, una principal me fue quitada por un vecino pilluelo. La de gas, le hice mantenimiento y de repente reflejo fugas. En este caso, hay que tener paciencia y ver la agenda para soportar el soporte de las cenizas que recorren el mundo para amoldarse a su realidad. Hay cosas que el viento no puede hacer. Solamente hay que detenerse y respirar, todo tiene un acomodo.

Así, la existencia resulta insignificante.  La experiencia, tiene sus aciertos y desaciertos. Pero habrá una repuesta y una interrogativa, pero, me preocupa nuestra alimentación, me refiero al planeta donde fije mi residencia, debe estar basada en verduras, arroz, pescado y poca carne De verdad. Debemos acostumbrarnos a los guisos, y asopados chinos Cada uno, debe asumir su responsabilidad el cautiverio, no debe prevalecer en nosotros., El silencio, debe ser nuestro punto de meditación.

Tantas cosas pendientes, de esta manera es difícil enamorarse y quitan el Aliento por unos momentos, me gustaría ver de nuevo, las puertas abiertas del castillo.

Hay que trabajar juntos en el camino. Y abrigarse bien, tantas cosas, lejos de mi pensamiento.

Entretanto, la nave se encontraba oculta en la cumbre y la niebla bajaba hacia el valle, la tierra se había humedecido ya y los cedros crecían junto al pie de la colina, pronto, las montañas quedaran envueltas en pálidas nubes, la pradera salpicada de motas blancas, así esta España.

Es difícil, cuando los hijos son rebeldes, las peticiones se hacen pretensas y debemos prestar atención es como el vino y vinagre de arroz

Hay que levantar altar a Jehová, pero, el papel monetario no vale nada. A lo lejos, observo las luces de otras naves, ya tengo ciento cincuenta días, aquí estacionado, hay muchos desaparecidos en mi planeta por la mano del dictador y la muchachada del pueblo se esconden entre los cerros.

Me he quedado solo. Sin hermanos y sin cocina. He quedado muy pálido. Todo son buena gente, pero los espíritus se adversan y el destino le cambia a uno. Y, sin poder arreglar nada en este gobierno, tan adverso.

Algunas veces, esas almas, quieren convertir nuestra alma en inoperativa, solo para uso doméstico, es un viaje de parto prematuro. Es echarse a perder la vida, es una cosa de encuentro y de destino.

Veré, si encuentro otra fuente de poder, los pájaros deben alzar su vuelo y, allí queda la historia, hay que volver a empezar y arreglar, pero, arreglo las cosas con el técnico y se dañan, así, todo luce todo desordenado y, debemos convertirnos en una bailarina y apresurarnos sobre nuestros pasos.

Luego, es necesario volver a empezar, hay el Arrastre sobre las rodillas, suspirar y seguir. La vida, se torna algunas veces muy de prisa.

Hay muchas confusiones, una sola realidad.  Pero, vivimos en lugares tan distintos, pero, no permitamos que las lágrimas caigan al suelo. La felicidad es corta y, por supuesto, la soledad algo larga, debemos saltar los techos y, no hacer de la vida una quimera.

Los cielos están abiertos para la intervención de mi país, las fuerzas de coalición se apertrechan para atacar y sacar al carnicero, un viejo soldado que fue preparado para exterminar todo a su encuentro. Es su forma de vida.

Se debe despertar y asumir con conciencia, nuestra realidad y, dejar que la niebla caiga sobre el territorio, ya la nave esta preparada para despegar, los costos fueron muy altos.

Las gitanas, poseían pequeñas aeronaves de seis puestos y la carga normal Visitaban cada planeta de la galaxia ofreciendo sus servicios de mercaderías y lecturas de manos, generalmente, me gustaba conversar con ellas, pero, en una oportunidad ofrecieron abrirles el camino de los sueños a una diversidad de visitantes, algunos mercaderes le adquirieron sabanas y cortinas, pero, una vieja gitana fue lanzada a un gran pozo y allí, tuvo su gran lucha con el hambre.

Cruzaban las tiendas, de punta a punta. En cada lugar dejaban un mensaje y, todos les creían sus aseveraciones viendo las estrellas. Es muy interesante. Quién me guía en esas aventuras, al salir del Castillo le di, días de descanso, va a ser operada por científicos, es una mutante, pero. Generalmente debe afrontar sus sensibilidades por cerrar las ventanas del existir y los celos, trastornan su mundo imaginario.

Hay que trabajar juntos en el camino. Y abrigarse bien, tantas cosas, lejos de mi pensamiento

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (279 noticias)
Visitas:
204
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.