Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Stanley Coleman escriba una noticia?

Confesiones de un odiador

24/08/2009 17:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

«¿Cuánto vive el hombre por fin? ¿Vive mil años, o uno solo?» Neruda

Confieso que siento hastío. La sociedad comienza a cansarme de manera dramática. Es que, poco a poco me estoy dando cuenta que me rodea un conjunto de ignorantes que estan felices de ser ignorantes, sumergidos en sus diminutos cerebros de bolsillo, que guardan como tesoros dentro de la gastada campera que ya no usan. Como resultado, tenemos un montón de porquerías que no sirven para una mierda, y que en diez años estarán trabajando como empleados en el peor oficio del mundo.

Las muejres que hoy no se preocupan por el mañana, y que ocupan su tiempo más en arreglarse, ponerse la falda lo más corta psoible (como si fuera una competencía, a ver quién muestra más piernas), la tanga más transparente, o los labios más rojos, en el futuro serán las embarazadas sin padres que gastarán su rutina en chusmeríos y cigarrillos, mientras le gritan a sus hijos para que no jueguen en el barro. O peor: no les importará si se tiran en un pozo.

Los nerds de los que se burlan, serán los dioses del mañana. Jefes de traje que nadarán en dinero y ordenarán a sus maridos (pobres diablos) a sumergirse en la mierda que han sembrado por años. Asique el éxito estará lejos, y el sueño americano será un poco más universal esta vez.

Alguna epidemia asotará europa, otra asia, y una más sudamérica. Estados Unidos será el que mande esas epidemias. Africa, mientras tanto, tendrá una nueva ola de hambre que -como siempre- no será noticia.

Como si fuera poco, en ese futuro doloroso y sutil, donde nuestros sueños se hacen cristal... los libros dejarán de ser libros para transformarse en suvenirs de una era perdida: la época en que el hombre podia diferenciarse del mono. Como resultado, sólo bastarán unas cuantas palabras de consuelo, y el secreto perdido de un mañana sin mañana, donde la gente es más estúpida, y la destrucción es más inminente.

No pensemos en el futuro... ¿Para qué? Si todo está escrito, y es mejor disfrutar del momento. Y pensar que un libro puede cambiarte la vida, pero... ¿a quién le importa? Mejor mirar "Scary Movie 24: el regreso de los mismos chistes estúpidos que olvidamos". Así, al menos nos reímos. O no.

Confieso que siento hastío. Hastío de Belen Francese (o como mierda se llame) escribiendo poemas de cuarta y tirándose de gran escritora, mientras mancha la reputación de generaciones de maestros en el rubro. Borges, Neruda, Hemingway... deben estar revolcándose en sus tumbas.

Hastío de Cumbio y su puta mierda de siempre. Apareciendo en la televisión como la figurita de moda, mientras caemos de nuevo en el delirio de dejarnos seducir por la ignorancia. Sacame una foto, y todos tus dolores serán olvidados. Escucha mis consejos, aunque sea una novata de 15 años que peino mi flequillo a la derecha y le chupo las medias algún productor de televisión para salir al aire cinco veces a la semana. Vamos, idolatrame... Soy la estrella del mañana.

Soy el ejemplo que seguirán tus hijos.

Siento hastío. Hastío de esta sociedad reggetonera y basura, sumergida en la noche neblinosa de mis parpados sedientos. Estoy perdido en este manicomio, viendo como se propaga la epidemia sin cura de la ignorancia.

¿Cuándo despertaremos de esta pesadilla?

¿Cuándo se terminará mi hastío?

¿Cuándo sonreiré de nuevo?

¿Cuándo?

Hoy solo abro la puerta.


Sobre esta noticia

Autor:
Stanley Coleman (2 noticias)
Visitas:
326
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.