Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Asco también pero hasta la náusea

18/11/2014 10:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El no nacido, no es un tumor, ni médica ni humanamente hablando, diga lo que diga el psicólogo trozo de carne que llaman Florence Thomas, conocida feminista radical pro-aborto, pro-eutanasia, presunta pro-yihadista... y seguro que pro-pro. Pero no es tampoco un ser vivo de más valor que la madre

 

 

Habló el ex ministro de justicita Alberto Ruiz-Gallardón con ocasión del XVI Congreso de Católicos y Vida Pública y manifestó que le daban “asco” los motivos que provocaron la retirada de su proyecto de Ley del Aborto y su dimisión como Ministro. Y cuando se leen las razones que esgrime para sentirse así, uno no puede evitar que las mismas le produzcan también asco, pero hasta la náusea y el vómito.

Lo último que debe hacer un político con altas responsabilidades de gobierno, como era su caso, es promover leyes, o su reforma, desde el dictado de sus más íntimas y profundas convicciones morales y, menos aún, religiosas, simplemente porque crea en ellas a pies juntillas como acto de fé. Al hacerlo así, olvida que el buen político y gobernante, debe ocuparse solo en pensar acerca de como piensan y sienten sus gobernados y atender, por encima de sus principios, a sus necesidades que, a buen seguro, no serán las suyas. Que antes de la actual ley del aborto nuestras niñas y jóvenes abortaran de forma clandestina dentro de este país o legalmente fuera del mismo, con evidentes riesgos para su propia vida, era una realidad insoportable a la que la actual ley, más permisiva, puso freno.

Añade Gallardón que “ni uno solo de los motivos que se pueden imaginar se puede anteponer al deber moral de cualquier ser humano de defender la vida de sus semejantes” anteponiendo al hablar así, la vida del no nacido, a la vida de su madre que, en mi opinión, es digna de, como mínimo, el mismo deber moral de defensa. Y por vida, Alberto, tienes que entender no solo el concepto biológico de ser humano con constantes vitales, sino el más amplio de “existencia plena” y para ello se requiere que ese ser humano vivo tenga un mínimo de sus necesidades vitales cubiertas -techo, agua, alimento, salud, trabajo- o disponga de las herramientas -capacidad plena- que le permitan procurárselas.

Obligar a una madre, como tu proyecto pretendía, por ejemplo, a alumbrar un hijo que se sabe que va a nacer con una malformación discapacitante y que no quiere, me parece aberrante y me produce asco, pero hasta la náusea. Porque al impedirle abortar, Alberto, condenas a esa mujer de por vida, a no tener vida, porque el hijo que nace lo hace dependiente de su madre o de alguien, hasta el fin de sus días. ¿Acaso es posible que tu o el estado le dispense a esa criatura discapacitada y dependiente la atención y asistencia que va a necesitar, para todo y para toda la vida?

¿Ibas a ser tu el que se multiplicaría y trasladaría todos los días a la casa de esos discapacitados -a los que negaste su derecho a "no nacer", tan fundamental y básico como el derecho a la vida- a prepararles el alimento, las medicinas y tratamientos médicos, asistirles en las cirugías y días interminables de hospital, ayudarles a hacer sus necesidades fisiológicas -sacándoles el glande para orinar o sentándoles para defecar y limpiándoles después- a darles de comer, a vestirles y desnudarles, a asearles, a enseñarles y entretenerles y procurarles una existencia plena como la que tu y los tuyos disfrutan?

Anteponer sus creencias y principios religiosos le invalida para gobernar

Si así iba a ser, nada que objetar, pero lo dudo. En otro caso, tu bisoñez al pensar que el estado lo hará por ti o que es obligación de su madre morir en vida para hacerlo, bien merece tu apartamiento de la política, y para siempre. Igualmente ingenuo por tu parte es pensar que la embarazada menor de edad deba contar con el consentimiento de sus padres para tomar una decisión de ese alcance y para toda su vida. Y si los padres le niegan la autorización y encima el hijo nace con malformación ¿Van a ser esos padres los que sobrevivan hasta los 150 años, con fuerza y salud, para atender a ese nieto hasta su muerte?

El no nacido, no es un tumor, ni médica ni humanamente hablando, diga lo que diga el psicólogo trozo de carne que llaman Florence Thomas, conocida feminista radical pro-aborto, pro-eutanasia, presunta pro-yihadista... y seguro que pro-pro. Pero no es tampoco un ser vivo de más valor que la madre. Más aún, desde un punto de vista estrictamente neurológico y de lazos terrenales -el no nacido los segundos ni los tiene-, los de la madre son infinitamente mayores y más complejos. Y me parece una hipocresia por no decir una indecencia que un radical pro-vida no consienta el aborto en ningún supuesto, y al tiempo sea un anti-taurino o se muestre a favor, por ejemplo, del tiro de gracia a un caballo que se ha fracturado una pata.

En este mismo medio he expresado mi idea contraria a un aborto como medio anticonceptivo, sin la opinión de los padres -cuando la madre es menor- o del varón progenitor, cuando aquellos y/o este, se opone/n y hasta se compromete/n legalmente a la guarda y custodia del nacido desde su alumbramiento y, menos aún, pagado por todos o en cualquier tiempo de la gestación. Http://es.globedia.com/aborto-cuerpo-decision

Siempre he dicho que nací, como moriré: sin querer, y que sólo se puede amar la vida desde la propia existencia y cuando la misma goza de unos mínimos básicos. También añoré infinidad de veces, no haber nacido y, algunas, hasta pensé en corregirlo. Yo hoy te aseguro que no le hubiera perdonado a mi madre o a ti, el haber nacido, a sabiendas, con una malformación invalidante para siempre. Siempre defenderé por encima de cualquier vida por venir, que venga en condiciones. Como siempre defenderé la vida que ya está, es decir, la existencia plena de la madre y, como ni tu, ni el estado del que formabas parte, podéis garantizar esa existencia plena al impedir el aborto, más aún cuando el feto nacerá con malformaciones discapacitantes, lo que se espera es que, por lo menos, permitáis que decidan los que han de renunciar a una vida plena, o sea, la madre -por ella y por el hijo que ha de venir-

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
2086
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.